Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Raymond Kopa

Nos quedamos sin Kopa

¿Cómo pervive el fútbol francés sin Raymond Kopa? Sin libertad. Sin memoria

Raymond Kopa. GEORGES BENDRIHEM AFP Vídeo: Atlas

¿Cómo era el fútbol francés antes de Raymond Kopa? Sobrevivía en la penumbra de nuestros pueblos mineros.

En Francia, siempre nos había gustado más la política, el arte y la libertad que el deporte, que la industria. Aún más cuando aquel deporte lo habían inventado los ingleses. En aquel fútbol en gris y negro se admiraba la fuerza física, la velocidad, la brutalidad. Nada que valga la pena desviar nuestra mirada de la Ilustración, el Impresionismo, el Existencialismo. Así que cuando Kopa inventó el fútbol-champagne, junto con sus compañeros del Stade de Reims, con Piantoni, con Fontaine y Vincent, todos bajitos, todos interiores, todos rápidos, fue amor a primera vista. El dedo índice que le faltaba en una mano, huella de su paso por la minas del norte del país, le sirvió entonces para dirigirnos hacia lo que fue la primera revolución del fútbol galo, la del beau jeu. El hijo imprudente de inmigrantes polacos cogió la batuta y gobernó nuestro juego como lo hacía en su barrio de Nœux-les-Mines. Con él en el verde, todos los franceses fuimos vecinos del mismo pueblo.

Kopa era el regate, el recorte interior, los espacios pequeños. Kopa no era la forma más directa para llegar a la portería, pero sí la más bella. Pero también Kopa era una forma ética de entender el fútbol. No en el sentido moral o político pero en el sentido existencial, filosófico. Para Kopa el fútbol era la forma más bella inventada por los seres humanos para hacerse libres.

Se dedicó profesionalmente a este deporte en una época donde tener un puesto fijo en la mina valía más socialmente y económicamente que ser mediapunta en la selección francesa. Sin embargo, si Raymond decidió cambiar la oscuridad subterránea con 16 años por las luces crudas de los campos en el exterior, no fue por la fama ni el dinero. Fue por el puro gusto de ir a trabajar al aire libre.

Hace una semana, mientras recordaba aquellas tres temporadas jugadas en el Real Madrid junto con Di Stéfano y Gento, una chispa le encendió el cuerpo. "En Francia nunca me invitan, los jóvenes ni saben quién he sido", murmuraba el gruñón, "pero en Madrid…", siguiendo con tono napoleónico y dedo bien alto, "siempre me recuerdan con cariño".

¿Cómo se queda ahora el fútbol francés sin Raymond Kopa? Sin libertad. Sin memoria.


                                                                                       El periodista francés Thibaud Leplat es autor de los libros Football à la française y Les Bleus c'est nous

Más información