Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La pócima de Txus Vidorreta

Con la experta pizarra del técnico vasco, el Iberostar Tenerife firma la mejor temporada de su historia y recibe como líder de la Liga Endesa al Real Madrid

Txus Vidorreta da instrucciones a sus jugadores en la Copa
Txus Vidorreta da instrucciones a sus jugadores en la Copa acbmedia

La modestia requiere de gestas o de persistencia para adquirir notoriedad. Desde hace ya cinco meses, en San Cristóbal de La Laguna, Tenerife, se está gestando un inopinado fenómeno baloncestístico. “Hemos conseguido ser sólidos defensivamente, compartir el balón con criterio y lograr la química necesaria para que un grupo de jugadores que parecía bueno se convierta en excelente, a nivel deportivo y humano”, explica Txus Vidorreta, que esta tarde recibe como líder de la Liga Endesa al Real Madrid (19.00, Movistar Deportes 1). El técnico del Iberostar ha vuelto a encontrar la fórmula para alterar jerarquías y pronósticos. “Pensar que íbamos a estar primeros en la jornada 22 no era un objetivo realista. Un milagro similar al del TDK Manresa en 1998 es muy difícil, pero vamos partido a partido y no hay nada imposible. El test ante el Madrid nos marcará hasta donde podemos competir”, anuncia. Metáfora de su idiosincrasia, se enfrentan el mejor ataque (el del equipo de Laso con 87,5 puntos por partido) y la mejor defensa, con 71,9 puntos encajados de media. El pabellón Santiago Martín mide la dimensión de la revolución amarilla en la que ya es la mejor temporada del club insular.

El Club Baloncesto Canarias, Iberostar Tenerife por los avatares publicitarios, fue uno de los 16 cofundadores de la ACB pero, tras siete temporadas en la élite y una participación en la Korac de 1989, sufrió un descenso que tardó 21 años en remontar. En verano de 2012 se alinearon todas las circunstancias. El club de La Laguna había renunciado al ascenso conseguido en las pistas de la LEB porque no podía afrontar el pago del canon de la liga (más de cinco millones de euros) pero, casi sobre la bocina, surgió la posibilidad de comprar la plaza del Lucentum Alicante —entrenado precisamente por Vidorreta— por mucho menos dinero. La consiguieron por 2,6 millones y con lo ahorrado lograron cuadrar el presupuesto para hacer viable el proyecto en ACB, calculando hasta el último céntimo, incluidos los vuelos a los que obliga la insularidad.

“Una plantilla muy sólida”

Apostando por la continuidad, conservando más de la mitad de la plantilla del año anterior, con Jaime Heras como eterno capitán y veteranos como Ricardo Guillén y Jesús Chagoyen fraguando los cimientos, y con el druida Alejandro Martínez al frente de la pizarra, el CB Canarias logró el metódico prodigio de asentarse en la Liga Endesa con humildad y sin sobresaltos. En su quinto año consecutivo en la competición, el segundo de Vidorreta en el banquillo, llegó el salto de calidad definitivo con la primera participación en la Liga de Campeones (BCL) y el asombroso desembarco en el liderato. “En verano configuramos una plantilla muy sólida. Quizá la mejor de las que he tenido. No tenemos estrellas pero sí muchos jugadores buenos y, desde el comienzo, supimos generar mucha ilusión en la isla. Ganar el derbi en Las Palmas en la primera jornada nos dio el impulso definitivo”, desarrolla el técnico.

Después de tres años en Radio Bilbao de la Cadena Ser como redactor de informativos y deportes, Vidorreta (50 años) dejó los micrófonos en 1992 para ser entrenador ayudante del Caja Bilbao. La pasión se hizo profesión. “Hubo una época, entre 1995 y 1998, en la que apenas tuve oportunidades y cuando me llego la oferta del UB La Palma, en Liga EBA, me había puesto el 31 de julio como fecha tope. Me llamaron el 24. Gracias esa llamada estoy aquí”, cuenta antes de relatar su método. “Soy un entrenador de jugadores y me gusta que ellos se sientan cómodos con el baloncesto que hacemos. Les gusta que les hagas creer en ellos. Si saben que tu das todo por ellos te devuelven la misma entrega y trabajan duro. Es un pacto no escrito que eleva nuestro techo", cierra. Integrante del cuerpo técnico de Sergio Scariolo en la selección española (junto a Jaume Ponsarnau, Ángel Sánchez-Cañete y Manuel Aller) en la doble conquista del oro europeo en Lille y el bronce olímpico en Río de Janeiro, Vidorreta reconoce estar en su mejor momento. En Tenerife ha rescatado la pócima del éxito. Ni las graves lesiones de dos de los capitanes, Richotti y Beirán, rebajaron la apuesta canaria.

Llega el Madrid a la isla abrazado al propósito de enmienda tras dos derrotas consecutivas ante Herbalife Gran Canaria y Galatasaray, Felipe Reyes, está a solo cuatro rebotes de convertirse en el mejor reboteador de la historia de la Liga y Sergio Llull necesita cinco triples para llegar a los 600 en la competición pero en la estadística también aparece la histórica victoria de los amarillos la temporada pasada (93-84).

Más información