Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La doble perspectiva de Nadal

El español se acerca a los títulos, pero ya ha perdido dos finales esta temporada. Como segundo mejor jugador del curso, en base a los puntos, enfoca ya a Indian Wells, primer Masters 1.000 del año

Nadal, durante la final contra Querrey en Acapulco.
Nadal, durante la final contra Querrey en Acapulco. EFE

En la noche de Acapulco, un torrente de pelotazos evitó que Rafael Nadal levantase su primer título de la temporada. El mallorquín cedió ante el estadounidense Sam Querrey (6-3 y 7-6, en 1h 34m) y se quedó así a las puertas de conseguir un trofeo, otra vez, puesto que en enero tampoco pudo en el capítulo definitivo de Melbourne con Roger Federer. Se le resiste el título a Nadal, que transita en la dirección correcta e invita al optimismo, pero que de momento no ha logrado ponerle la guinda a su progresión.

“He empezado bien el curso pero, desgraciadamente, he perdido las dos finales. Esto es un proceso y hay que tener la confianza de que las cosas van por el buen camino. He empezado con buen pie el año y estoy en una posición alta en la Race. Todavía tengo torneos para sumar, dos más sobre pista dura [Indian Wells y Miami] y luego ya la gira de tierra batida, la más importante de la temporada para mí”, manifestó el número seis. “Solo llevamos tres torneos. Si me hubieras dado un papelito en diciembre yo te hubiera puesto la firma abajo e incluso te hubiera pagado por ello”, agregó Nadal, quien no celebra un torneo en pista dura desde 2014 (Doha).

Ayer, en la madrugada española, Querrey ofreció una exhibición de autoconfianza y cimentó su victoria en 41 golpes ganadores y 19 aces. “No ha pasado nada, simplemente que el otro fue mejor. Sam ha rozado la perfección”, resumió el de Manacor, sometido a los cañonazos del norteamericano y algo menos fino que en otras actuaciones de este año. Nunca había perdido Nadal frente a Querrey ni había entregado un solo set en Acapulco, donde triunfó en 2005 y 2013. Se terminó su secuencia de triunfos (14) a orillas del Pacífico, pero asegura afrontar con garantías el futuro. “Si sigo así, no dudo de que acabaré ganando títulos”, subrayó.

Habrá que esperar, por tanto, para ver a Nadal mordisquear otro premio. La última vez que lo hizo fue hace 11 meses, en el Godó de Barcelona. “Uno tiene que tener la autocrítica necesaria para mejorar pero sin llegar a imponerse una exigencia desmesurada. Normalmente soy muy autocrítico conmigo mismo. Sé las cosas que se necesitan y creo que estoy muy cerquita de estar a mi máximo nivel. Vamos a seguir por el mismo camino porque si sigo con este nivel confianza acabaré ganando torneos”, repitió antes de poner rumbo a Indian Wells, siguiente para del calendario (del 9 al 19).

Roger Federer, el único que le supera

Aterrizará Nadal en el desierto californiano como el segundo mejor jugador del año hasta ahora. Así lo dictamina la Race, el sistema (al margen del ranking) con el que la ATP identifica a los tenistas más regulares del curso. Y en este sentido, el balear ha sumado ya 1.545 puntos en los tres torneos en los que ha participado (Brisbane, Melbourne y Acapulco). Solo el suizo Federer (2.045 gracias a Melbourne y Dubái) le supera y a continuación figuran Grigor Dimitrov (1.310), Jo-Wilfred Tsonga (1.245) y Dominic Thiem (950). Mientras, Andy Murray es séptimo (830 en tres torneos) y Novak Djokovic vigésimo (385 en otros tres).

Es importante que ahora se demuestre a sí mismo que puede ganar un Masters 1.000

FRANCIS ROIG, TÉCNICO DE NADAL

“Ahora mi principal objetivo es empezar a entrenar y aclimatarme. La preparación es buena, después de una gran semana aquí, y todavía tengo unos días para seguir entrenando allí y ajustar alguna cosilla que pueda necesitar. En general estoy feliz con mi juego”, señaló Nadal, que en un principio disputará su primer partido el sábado o el domingo. Le asesorarán en el banquillo, al igual que en Acapulco, los técnicos Carlos Moyá y Francis Roig. El año pasado avanzó allí hasta las semifinales, en las que fue derrotado por Djokovic.

"Es importante que lo haga bien, que se demuestre a sí mismo que puede ganar un Masters 1.000 y hacerlo bien", apunta desde la distancia Roig. A lo largo de su carrera, Nadal cosecha 48 triunfos y 9 derrotas en Indian Wells, donde levantó el título en tres ocasiones: 2007, 2009 y 2013. Ahora, el desafío no es otro que ese, ganar para seguir retroalimentándose.

Más información