Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
PSG

Javier Pastore: “El Barcelona sufre la falta de ritmo de Iniesta y la ausencia de Xavi”

El jugador, primera estrella del PSG tras la compra del fondo soberano de Qatar, charla con EL PAIS sobre la eliminatoria

PSG Ampliar foto
Pastore maniobra ante dos defensas del Nancy. AFP

No hay rastros de gasto ostensible en su vestimenta, ni se adorna la piel con tatuajes, ni se le advierten abalorios ni esos símbolos de ocio honorífico tan frecuentes en el restringido club de los futbolistas que ganan más de cinco millones de euros netos anuales. El único emblema que sugiere vanidad es el diez que luce estampado en el dorsal de la camiseta de competición. Señal de un oficio y un modo de interpretar el mundo que no es visible cuando se presenta sencillo y gentil en la primera planta del centro de entrenamientos del PSG, en la pedanía de Saint-Germain-en-Laye, con un jersey de lana raído. Ser diez es la única distinción de la que se ufana Javier Pastore (Córdoba, Argentina, 1989), el primer fichaje del fondo soberano de Qatar. Sobre esa piedra se construyó en 2011 el nuevo reino del PSG. Pocos jugadores conocen mejor el equipo que este mediapunta de gestos de bailarín de ballet, adorado por los hinchas como solo se puede adorar a los artistas inclasificables.

Pregunta. ¿Cómo afrontan el partido de vuelta en el Camp Nou?

Respuesta. Mucha gente piensa ya en una final porque le ganamos al Barça. No será fácil. Tenemos presente que el Barcelona le hizo 5-0 al Madrid. Tenemos que estar muy atentos. Yo hace seis años que estoy aquí y sé que caímos en cuartos cuatro veces seguidas. No lo olvido: ganamos 3-1 al Chelsea y después perdimos en Londres cuando lo teníamos todo a favor; perdimos contra el City el año pasado, contra un City decaído...

P. Sorprende la coordinación de Rabiot y Verratti en el doble pivote para salir o para meterse entre los centrales. Sin mirarse.

R. La base de esta plantilla lleva años junta, conociéndose, jugando a lo mismo. Ellos tienen esa conexión que da el tiempo. Rabiot no tenía tanta constancia en los partidos pero siempre estaba presente y entiende muy bien el juego. Cuando un equipo sabe a lo que juega es mucho más fácil moverse dentro del campo. Nosotros sabemos lo que hará el compañero antes de que agarre la pelota. Eso te da una ventaja para saber cómo ayudarlo y hacia qué espacio moverte para no superponerte.

P. ¿Qué trabajó más Emery para preparar esta eliminatoria? ¿La presión o la gestión del balón?

R. Antes perdíamos la pelota y dábamos cinco pasos atrás y esperábamos. Ahora, cuando tenemos continuidad con la pelota y la perdemos, estamos todos mucho más cerca de la pelota. Así es más fácil presionar. Emery nos lo pide muchísimo. Si les dejas pensar o les das espacios, los jugadores del Barça te pueden crear ocasiones o salir jugando fácil, y es fundamental hacer la presión bien alta. Lo que más me sorprendió de la ida fue lo rápido que recuperábamos la pelota. No les dejamos dar ni seis pases seguidos. Eso los incomodó mucho.

Emery me grita todo el día para que suba a rematar

P. ¿Qué equipo cambió más desde la eliminatoria que los enfrentó en 2013?

R. El juego sigue siendo similar en los dos. Pero el Barcelona esta vez sufrió muchísimo la falta de ritmo de Iniesta y la ausencia de Xavi. Juntos le daban una fuerza única al mediocampo. Ellos han perdido un poco ese mediocampo y han apuntado a los tres delanteros, que son los mejores del mundo. La fuerza de nuestro equipo está en el mediocampo. Creo que todo equipo que tenga un mediocampo fuerte es un gran equipo.

P. ¿Qué tiene Verratti?

R. Tiene de todo. Menos altura. Refleja a Iniesta o a Xavi en su mejor momento. Con él tenemos siempre salida. Juega como si estuviera en el patio de su casa. Como Iniesta, ve siempre antes. Cubre muy bien la pelota. Sacarle la pelota es imposible. Le suele pasar a los más bajitos. El centro de gravedad es mejor para cubrir y tener.

P. Iniesta tiene un don: es como un sónar para medir la distancia que lo separa de sus marcadores sin necesidad de mirarlos. Usted tiene algo parecido. ¿Cómo percibe la aproximación de los rivales? ¿Oye las pisadas?

R. Es tener consciencia de distancia y tiempo. Es saber a la velocidad a la que corre el defensor que viene a marcarte, si te viene rápido o te marca lento. Es raro. Yo me paso la vida mirando lo que pasa alrededor. Voy en el coche y sé cuándo se va a poner rojo, cuándo me va a pasar otro coche. El camino de mi casa lo hago pasando todos los semáforos en verde. Casi ninguno en rojo. Voy pensando. Voy viendo que el semáforo de los peatones se puso rojo y el mío se pondrá verde...

P. Ese don le sirve para regatear sin tener potencia.

R. Mi juego no es de ir y encarar. El primer toque trato de hacerlo un poco largo, para que el defensor crea que llega. No necesito hacer firuletes. Soy de esperar ese segundo en el que el marcador cree que la va a agarrar y ¡tac! La toco y no la agarra.

Verratti lo tiene todo; refleja a Iniesta y Xavi en su mejor momento

P. ¿Le ayuda ese recurso a adaptarse a la banda, en donde los jugadores son más físicos que usted?

R. En la banda los jugadores tienen más velocidad y más potencia que yo: Lucas, Draxler y Di María son todos así.

P. A Emery le interesa que los extremos terminen la jugada a pierna cambiada. Pero usted es más de elaboración que de llegar a gol. ¿No tiene que forzar su naturaleza?

R. Sí, Emery me grita todo el día. Él sabe que me gusta más tirarme al medio, crear la jugada, dar el último pase, que terminarla.

P. Curiosamente, casi siempre aparece en el área desmarcado. Podría hacer más goles.

R. Sí, tengo un buen desmarque. Trato de llegar donde está el espacio libre. Me gusta ver el fútbol. Buscar cosas que no buscan todos los jugadores. Hay delanteros que van al medio y hacen goles porque van al medio, como Cavani, que va y va, vaya o no vaya la pelota. Yo trato de buscar el espacio donde digo: ‘Si llego ahí solo tengo muchas más posibilidades de hacer un gol que si me pego a un defensor’. Es algo que Emery me pide siempre: llegar al área cuando la jugada viene por el otro lado. Me cuesta un poco, porque si no me mentalizo espero la pelota atrás para hacer otra jugada, o para que pase el lateral. Pero siempre que Emery me pone a la izquierda, sitúa a un volante por izquierda como Matuidi, que llega mucho. Así, si yo entro, tenemos llegada con otro jugador. Matuidi sabe que sus condiciones son más de ir al espacio y que cuando yo entro él tiene que ir. Es automático.

P. ¿Por qué antes se distraía tanto en los partidos?

R. Estoy haciendo un esfuerzo en tratar de tener regularidad. Muchas veces me pasaba que jugábamos 20 minutos increíbles, creaba cinco ocasiones de gol, y después estaba media hora sin tocar la pelota, perdido. Con hacer dos o tres jugadas creía que el partido para mí había terminado. Hacía un gol y ya está. Si hacía un gol a los diez minutos pensaba que si me cambiaban ya había cumplido: ‘mejor que me cambien porque ya hice un gol’. Hoy estoy en una edad... Hoy tengo otra mentalidad: si hago un gol quiero dar otro pase de gol y hacer otro gol. No me quiero perder ningún momento del partido. Cuando era más joven, con hacer cosas que me hacían sentir bien yo ya estaba feliz. En el nivel que estamos jugando ahora eso no puede suceder más. Me di cuenta con los años, especialmente después de haber pasado tanto tiempo lesionado sin poder jugar en el último año.

Mi juego no es de ir y encarar... El camino de mi casa lo hago pasando todos los semáforos en verde"

P. Los seguidores del PSG lo adoran por su sentido estético.

R. Eso es la gente que habla. Sin hacer 50 goles al año, incluso sin jugar regularmente por las lesiones… Tengo la suerte de que los hinchas me aprecian muchísimo. Me hacen sentir especial. Aquí han estado acostumbrados a tener jugadores como Ronaldinho o Raí. Se acostumbraron a ver algo distinto.

P. ¿Por qué se ha lesionado tanto en el último año?

R. Llevo ocho años jugando en Europa y nunca tuve más de dos lesiones. Pero terminé la Copa América de 2015 con dolor en los dos gemelos. Hice unas vacaciones muy cortas, volví a los entrenamientos, y en la pretemporada me hice daño en un gemelo. Y durante toda la temporada pasada se sucedieron las lesiones en los dos gemelos. Primero uno y después otro. Me recuperaba para tratar de estar en dos semanas para un partido importante y jugarlo, terminaba con molestias, volvía a jugar a los tres días y me volvía a lesionar. Nunca pensamos en la causa sino en el tratamiento para estar disponible en los partidos importantes. Fue un error que cometimos todos. Yo especialmente porque tenía ganas de jugar y no quise parar para saber qué estaba pasando. Perdí un año completo y este año arranqué igual hasta que dije que paraba porque no era normal. Cambié la alimentación y no dio resultado. Comenzamos a cambiar las plantillas y a hacer trabajos diferentes de prevención. Hace dos meses que no tengo molestias. Determinamos que el origen era la forma de los apoyos. Al cambiar los apoyos desapareció completamente la sensación de cansancio y dolor en los gemelos. Afortunadamente ahora estoy bien.

P. ¿Cómo es jugar con Cavani?

R. Es el nueve que me gusta tener. Jugar detrás de él significa tener 25 diagonales y movimientos por partido. Si de esos 25 le doy 20 pases, y si de esos 20 diez son buenos, te puede hacer cinco goles. A mí me encanta porque ataca siempre la profundidad, siempre está poniendo en dificultad a los defensores. Tira una diagonal y si no le puedo dar la pelota me hace otra en la segunda jugada. No se queda protestando porque no se la di, o se da vuelta y espera para otra jugada. En un minuto te hace tres diagonales y tres posibilidades de pase. Hay muy pocos delanteros con esa movilidad. Físicamente es un animal. Te puede jugar dos partidos seguidos y no se cansa nunca. Para nosotros es fundamental porque al tener dos delanteros por afuera con tendencia a meterse al medio y contactar mucho con el balón, como Draxler o Di María, que por ahí no son jugadores que van a hacer 20 goles al año, nos hace falta un nueve como él que busque siempre la profundidad y piense solo en hacer goles.

A Cavani no le gusta el contacto y Suárez se mete en el medio del quilombo

P. ¿Nunca pide la pelota al pie?

R. Muy poco porque sabe que su fuerte es otro. Tenemos tantos jugadores que vienen al pie que si él viene también jugaríamos en la mitad de la cancha y no llegaríamos nunca a la portería contraria.

P. Eso les pasaba con Ibrahimovic.

R. Él venía mucho a jugar con nosotros. Cavani se quedaba como nueve mientras que Ibra hacía un poco como el diez, bajando bastante.

P. ¿Qué significa el pase a un toque en la relación mediapunta-delantero?

R. Siempre hablamos en los entrenamientos. Cuando a un volante le dan una pelota y de un toque la da larga, los centrales no se lo esperan casi nunca. Me gusta muchísimo jugar a un toque. Podría jugar a un toque todo el partido. Me encanta. Es muy raro que en los entrenamientos juegue a dos toques. Me gusta tocar y moverme, tocar y moverme.

P. En la asistencia para el 0-1 contra el Olympique en Marsella, hace dos semanas, usted jugó a un toque y le puso el balón muerto a la espalda de la defensa.

No compito con Draxler. Yo sé que si yo estoy bien, yo juego

R. Si hubiese sido otro delantero, a lo mejor yo tenía que parar y ver a quién se la voy a pasar o en qué momento. Pero él va siempre. Se la des o no se la des, él va. Así que yo se la tiro, por las dudas. Y él en Marsella llegó. Mi pase fue bueno pero la jugada es de él. Porque otro delantero no va ahí, y el pase lo agarra el arquero. Él da valor al pase.

P. Cavani tiene todo de fábrica: habilidad, potencia, velocidad, intuición. ¿No le parece que Luis Suárez es todo lo contrario?

R. A Cavani no le gusta el contacto. Le gusta esquivar a los grandotes que lo vienen a cuerpear. Suárez va, pega, da codazos, se mete en el medio del quilombo, gira con la pelota controlada cuando tiene marca… Es su fuerte. Cavani se aleja de los defensas para ganarles el espacio; va de adelante y atrás. Casi todos los goles los hace a un toque. Es fundamental darle el pase cinco metros por delante. Que él llegue en carrera para dar un toque.

P. ¿Qué piensa de la cantera de Francia?

R. Es difícil que en este equipo jueguen los jóvenes porque hay una plantilla con muchos jugadores de nombre. Depende del entrenador. Hay entrenadores que ponen al que mejor está, como Emery. Lo valoro muchísimo. Nkunku., Rabiot, Kimpembé y Agustin están en la plantilla desde hace años y no se les dio la posibilidad de jugar porque tenían un jugador por delante que, aunque estaba peor, jugaba por el nombre. Este año Nkunku jugó más de 15 partidos como titular. Es un gran jugador ahora, y era un gran jugador el año pasado, pero nunca le dieron la posibilidad. En Francia tienen una camada joven que en unos años armará una selección extraordinaria. Para mí tenemos los mejores laterales de Europa: Meunier, Aurier, Kurzawa… Hay una pelea siempre por demostrar quién está mejor para jugar. Te impide bajar los brazos. El que esté al 100% jugará todos los partidos. Este año es así porque tenemos dos jugadores por puesto.

P. ¿Ahora usted compite con Draxler?

R. No. Yo sé que si yo estoy bien, yo juego. Porque confío mucho en mis cualidades, en lo que sé hacer.

 

 

 

 

Más información