Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Contador reaviva la París-Niza

El ciclista español araña tiempo a todos sus rivales en la cuarta etapa, menos al francés Alaphilippe, que le resistió en la cronoescalada del Monte Brouilly

Contador, durante la cronoescalada en el Monte Brouilly. AFP

Alberto Contador está más vivo que nunca en esta París-Niza. El madrileño, de 34 años, inició este miércoles su remontada en la general de la carrera francesa al terminar segundo en la cuarta etapa, una contrarreloj de 14,5 kilómetros con final en alto. El líder del conjunto Trek-Segafredo, de nuevo soberbio en la cronoescalada, arañó tiempo a todos sus rivales en la general, menos al francés Julián Alaphilippe, el nuevo Jalabert, quien le resistió mejor en la jornada del Monte Brouilly, que contaba con una pendiente de tres kilómetros, por un desnivel medio de 7,7%.

Contador cruzó la meta 19 segundos por detrás del ciclista del Quick-Step, nuevo líder en la general y desde ya su máximo rival para el triunfo final en el Paseo de los Ingleses, en Niza, el próximo domingo, pues Alaphilippe le aventaja en 1m 31s a falta del tríptico montañoso final en los Alpes. “He hecho una buena contrarreloj, pero Alaphilippe se ha salido, ha ido muy rápido, sobre todo en la parte llana, antes de comenzar el puerto ", manifestó el escalador madrileño, protagonista de una gran subida final, pero insuficiente para conquistar su primera victoria de la temporada.

“Esta crono estaba hecha a mi medida. Tenía una gran motivación para ganar la etapa y arrebatarle a Démare el maillot amarillo”, explicó el ciclista francés, de 24 años, que aspira ahora a suceder en el palmarés de la prueba a Laurent Jalabert, el último ganador galo, hace ya 20 años, en 1997.

Para Contador, su segundo puesto en la contrarreloj confirma su regreso al máximo nivel tras dos primeros días de carrera difíciles, marcados por un fuerte viento, el frio y la lluvia, en los que perdió más de un minuto por un abanico en la primera etapa y estuvo a punto de ceder más tiempo en la segunda etapa por otro corte. Contador, que había llegado un poco enfermo a la salida de la París-Niza el pasado domingo, en Bois d’Arcy, compite otra vez con buenas piernas y la moral alta.

Alaphilippe, antes de cruzar la meta de la 4ª etapa.
Alaphilippe, antes de cruzar la meta de la 4ª etapa. EFE

Para el líder del Trek-Segafredo, su nuevo equipo en este 2017, sus máximos rivales se llaman Alaphilippe y Tony Gallopin, otro francés que firmó el mismo tiempo que él (21m 58s) en lo alto del Monte Brouilly, muy popular en Francia por su vino tinto. “Ahora ellos son los favoritos. Yo estaré en segundo plano y aunque las cosas están difíciles, veremos qué puedo hacer", afirmó Contador, que remontó con el resultado de la cronoescalada del vigésimo primer puesto al octavo.

Se lució Contador y también los hermanos Izagirre. Gorka, el del Movistar, firmó el cuarto mejor tiempo del día, apenas unas centésimos por detrás de Contador, y asciende ahora al tercer escalón de la general, a 47 segundos de Alaphilippe. Es una buena noticia para el equipo que dirige José Luis Arrieta, que se quedó sin Alejandro Valverde porque el murciano tuvo que renunciar a la Carrera del Sol por fiebre, solo dos días antes de tomar la salida.

“Alejandro estaba muy ilusionado. Su baja nos ha trastocado los planes y por eso estamos muy contentos del estado de forma de Gorka”, dice el director deportivo del conjunto telefónico. Jon, el otro Izagirre, que corre ahora en el Bahréin-Merida, obtuvo un merecido noveno puesto, entre dos especialistas del cronómetro como el colombiano y líder del Sky Sergio Henao (octavo) y el australiano y líder del BMC Richie Porte (décimo).

Más información