Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

McLaren da un ultimátum a Honda

La paciencia del equipo británico se ha agotado y exigen a la marca japonesa que acepte la ayuda tecnológica de su grupo

McLaren Honda Ampliar foto
El McLaren de Vandoorne rueda en Montmeló. Getty

Cuando Fernando Alonso aseguró que esperaba una reacción “inmediata y fuerte” por parte del equipo y que todo dependía de las “decisiones al más alto nivel”, se refería al ultimátum que McLaren le ha dado ya a Honda. La paciencia de la escudería de Woking se ha agotado. “Todo está listo, menos el motor”, había dicho el piloto asturiano en su última conferencia de prensa. Y Eric Boullier decidió incluso suspender su charla para resolver antes los problemas internos y no tener que lanzar más balones fuera.

El ultimátum de McLaren a Honda consiste en exigir a la marca automovilística japonesa que deje ya de trabajar sola y permita que su grupo de empresas, generador de alta tecnología, y sus ingenieros intervengan en la resolución de los problemas que actualmente plantea la unidad de potencia, o en la creación de un nuevo motor. Es una cuestión que ya se había planteado –incluso algún ingeniero trabajó con Honda-, pero no resuelto. Hasta ahora, los motores rotos se han enviado a Japón para ser estudiados. El equipo se niega a hacer declaraciones sobre estos aspectos. Pero algunas fuentes internas comienzan a deslizar comentarios en este sentido. El planteamiento básico de McLaren es que todas las escuderías –excepto Ferrari- tienen centros de trabajo en distintos países, y que hoy se trabaja de una forma global. Pero Honda pretende mantener en Japón su única fuente de alimentación técnica. En la escudería se cree que McLaren Technology Group puede aportar mucho. Y si no, habría que buscar ayudas externas a la escudería para no perder la temporada.

McLaren ha tenido que cambiar el motor de su coche en tres ocasiones en estos entrenamientos libres de Montmeló. Y los japoneses todavía no han dado respuestas sobre cuál es el problema. Aseguran que para Australia tendrán un motor mucho más evolucionado que no planteará problemas de potencia ni de fiabilidad. Pero cuando este jueves el McLaren de Vandoorne se quedó parado en la curva 10, los responsables de Honda se negaron a comentar si era una cuestión del motor. “Son problemas eléctricos”, indicaron.

La jornada había transcurrido con cierta normalidad para McLaren (48 vueltas), e incluso habían disfrutado de un momento de euforia contenida cuando Stoffel Vandoorne consiguió rebajar el mejor tiempo de la escudería en más de un segundo y dejarlo en 1m 21,324s. Lo logró con neumáticos ultrablandos y con el depósito casi vacío. La impresión es que quisieron comprobar hasta dónde podían llegar con este motor. Y con su evidente mejora, se quedaron a 2,3s de los líderes. Si esa es la supuesta potencia de la que hablaba Alonso, se han quedado muy cortos.

Alonso, en Montmeló. ampliar foto
Alonso, en Montmeló. EFE

Sobre todo, porque el resto de escuderías siguen realizando su trabajo, van probando la fiabilidad de sus máquinas en tandas largas y comienzan a efectuar simulacros de cronometrada. Sebastian Vettel compitió en ambas situaciones (156 vueltas). Y cuando calzó los neumáticos ultraligeros a su Ferrari consiguió un tiempo de 1m 19,024s que mejoró en tres décimas el mejor crono que había firmado Valtteri Bottas con Mercedes en la sesión del miércoles. Hamilton (52 vueltas por la mañana, más 95 de Bottas) dejó su Mercedes a tres décimas, mientras que Esteban Ocon (Force India/Mercedes, 137 vueltas) sorprendió a todo el mundo con su tiempo de 1m 20,1s. Ricciardo (Red Bull, 128 vueltas) rodó a 1,8s de Ferrari, mostrando la falta de potencia de su motor Renault. Y Kvyat realizó 94 vueltas (1m 20,4 fue su mejor tiempo) a pesar de tener pequeños problemas.

“Los tiempos irán bajando”, señala Vicens Aguilera, presidente de la Corporación del Circuit. “Estoy convencido de que se correrá en 1m 17,7s y que lo logrará Mercedes”. Eso supondría una mejora de casi cinco segundos en relación con la pole position que logró Hamilton el año pasado.

Más información