Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere John Surtees, único piloto campeón del mundo de Fórmula 1 y de motociclismo

El británico, que ganó con Ferrari en 1964 y logró cuatro títulos de 500cc, ha fallecido a los 83 años

John Surtees
John Surtees, en el GP de Monza de 1957.

Hace algo menos de 12 años, Valentino Rossi se subió por primera vez a un monoplaza de Fórmula 1. Fue en el circuito de Fiorano, propiedad de Ferrari, al volante de uno de los bólidos rojos. Entonces comenzó para el italiano una aventura que finalizaría ocho años más tarde, cuando después de varias pruebas más, afirmó que las opciones de convertirse en piloto de F-1 se habían acabado para él. Y con ese desenlace, también el sueño de muchos que se imaginaban a Il Dottore coronándose también en las cuatro ruedas, algo que solo ha sido capaz de hacer un hombre en la historia: el británico John Surtees, que falleció este viernes a los 83 años en un hospital de Londres, donde permanecía ingresado desde el mes pasado como consecuencia de problemas respiratorios.

Una escudería propia

La purpurina en la F-1 se la dio la corona de 1964, lograda al volante de uno de los bólidos de Il Cavallino Rampante, pero las exhibiciones las hizo subido en aquellas invencibles MV Augusta que le reportaron un total de siete títulos, cuatro de ellos en la categoría del medio litro (1956, 1958, 1959 y 1960), combinados con los tres que también se adjudicó en 350cc (1958, 1959 y 1960). A lo largo de ese último curso en el que se apuntó su último doblete, Surtees comenzó a correr también en coches, primero en Fórmula 2 (concluyó el segundo en su debut) y después ya en F-1, al volante de un Lotus con el que logró subir al podio en Gran Bretaña (fue el segundo).

Tras dos temporadas en el equipo Yeoman con un Cooper (1961) y un Lola (1962) llegó a Ferrari en 1963, año en que estrenó su casillero de victorias (Alemania). Sin embargo, su Mundial fue el siguiente, en el que entró en la historia gracias a las dos victorias y a los seis podios que acumuló en el total de 10 grandes premios que se celebraron. Un premio a la regularidad, puesto que siempre que logró cruzar la meta se subió al cajón.

A pesar de ser el protagonista de una de las hazañas más llamativas de la historia de las competiciones relacionadas con el motor, Surtees alargó su trayectoria en la F-1 hasta 1972 e incluso llegó a fundar su propia escudería, siempre de la mano de Ford Cosworth como propulsor.

Ya retirado, fue nombrado Leyenda de MotoGP y condecorado con la medalla de comandante de la Orden del Imperio Británico por su contribución al mundo del motor. Los últimos años los dedicó a la fundación que lleva el nombre de su hijo, Henry, fallecido en una carrera de Fórmula 2, en 2009, al sufrir el impacto de una rueda que había salido despedida de otro prototipo. En este sentido, Surtees fue muy claro últimamente acerca de la responsabilidad que tiene la F-1 como campeonato de incorporar sistemas que protejan la cabeza de los pilotos para evitar tragedias como la que le costó la vida a su hijo.

“Es muy triste. Fue una leyenda del deporte”, comentó Lewis Hamilton durante los entrenamientos de Montmeló. “Hizo tanto y era tan encantador… Mis pensamientos y mis oraciones están con su familia”, añadió. Ferrari, el equipo con el que ganó el Mundial de Fórmula 1, también quiso rendir tributo a su expiloto con un comunicado: “Ferrari ha perdido a uno de sus pilotos más grandes”.