Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Contador se queda a dos segundos de ganar la París-Niza

El colombiano Sergio Henao resiste las embestidas del madrileño en la última etapa ganada por el catalán David de la Cruz

Contador, seguido por David de la Cruz en la última etapa de la París-Niza. AFP

Alberto Contador volvió a fallar en su intento de ganar la París-Niza, una carrera que se le resiste a su palmarés desde el año 2010. Al igual que en la edición del año pasado, el ciclista madrileño, de 34 años, lanzó una gran ofensiva en la siempre trepidante última etapa de la prueba francesa, pero perdió por escasos segundos la clasificación general de la carrera. El año pasado, fue el galés Geraint Thomas quien se lo quitó por cuatro segundos una victoria que parecía cantada. Este año, le tocó a otro corredor del conjunto Sky, el colombiano Sergio Henao, la misión de frustrar al veterano ciclista español por tan sólo dos segundos. En Niza, ganó la etapa el catalán David de la Cruz, del conjunto Quick-Step, por delante de Contador en un esprín de dos que valía la victoria final, pues de la Cruz le privó de cuatro segundos de bonificaciones que hubieran sido sinónimos de la tercera victoria en la París-Niza del pinteño tras sus triunfos en 2007 y 2010.

“Ha vuelto a faltar un poquito. Es una pena porque me gusta mucho esta carrera. Decidí atacar desde lejos para arrebatarle el liderato a Sergio (Henao), pero al final no ha podido ser. Todo el mundo sabía que iba a atacar así porque es el ciclismo que me gusta. Estoy muy feliz por de la Cruz porque se lo merecía. Me ayudó mucho durante la etapa”, declaró Contador sin apenas ningún rasgo de amargura tras concluir la octava y última etapa de la carrera gala.

El perfil de este último tramo de la París-Niza, con cinco puertos puntuables en apenas 115,5 kilómetros, ofrecía un terreno ideal para una nueva exhibición de Alberto Contador. El ciclista madrileño andaba con 31 segundos de retraso sobre Henao al comienzo de la etapa. Su estrategia era clara como el agua que inunde la bahía de la ciudad costera del mar mediterráneo: atacar fuerte y resistir. Contador no falló en la primera parte. En el penúltimo puerto del día, la cuesta de Peille, la más dura de la etapa (6,5 kilómetros con un desnivel medio de 6,9 %), Contador puso todas sus cartas en la mesa. El líder del Trek-Segafredo pidió a su compañero de equipo, el colombiano Jarlinson Pantano, que tomara las riendas del pelotón con el fin de hacer estallar al conjunto Sky, que controlaba todavía la carrera para su líder, Sergio Henao. Dos kilómetros más tarde, cuando ya sólo le quedaba a Henao la presencia de su primo Sebastián a su lado, Contador se puso de pie sobre la bicicleta y apretó el manillar en su estilo característico. Entonces todavía faltaban 52 kilómetros para alcanzar la meta.

Después de coronar el puerto, Contador insistió sólo en cabeza de pelotón tras enlazar con los 24 escapados del día. Luego, en la última subida de la etapa, el col d’Eze, a falta de 20 kilómetros para la meta, el líder del Trek-Segafredo forzó su destino al escaparse junto con otros dos españoles, los últimos supervivientes de la jornada, los catalanes Marc Soler para el Movistar y David de la Cruz para el conjunto Quick-Step. Sólo De la Cruz colaboró con el pinteño en su intento de arañarle tiempo a Henao que navegaba a 45 segundos al comienzo del durísimo puerto de ocho kilómetros. “Con De la Cruz hicimos un buen trabajo. Con Soler no porque él prefirió esperar, quedarse atrás en el grupo, no dar ningún relevo para ganar la etapa”, explicó Contador.

Soler probó suerte en el ascenso del col d’Eze pero no pudo aguantar el ritmo hasta la meta. Atrás, en el pelotón en el que figuraba Sergio Henao, el colombiano se agarraba con uñas y dientes a su maillot amarillo, exhibiendo una insospechada sangre fría para controlar el desenlace de la carrera. El intenso mano a mano a distancia de cincuenta kilómetros entre Contador y Henao terminó en la meta de Niza con el sprint ganador de De la Cruz. “Me quedo muy contento de esta París-Niza. Las sensaciones son muy buenas de cara a las otras carreras del año”, se felicitó Contador, quien ya piensa en tomarse una revancha en la Vuelta a Cataluña a partir del próximo 20 de marzo, en la que también estarán el británico Chris Froome y el francés Romain Bardet, los dos grandes ausentes de la carrera francesa y los últimos dos primeros del pasado Tour de Francia, el gran objetivo de Contador este año.

Más información