Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadal apea a Verdasco y se reencontrará con Federer

El balear aprovecha los fallos de su rival (6-3 y 7-5) y alcanza los octavos, en los que se reeditará la final de este año en Australia. Mientras, Muguruza (7-6, 1-6 y 6-0 a Svitolina) encara a Pliskova en los cuartos

Nadal sirve durante el partido contra Verdasco.
Nadal sirve durante el partido contra Verdasco. EFE

La diferencia esencial estuvo en el calibre, en la percusión y la definición, porque tanto Rafael Nadal como Fernando Verdasco afrontaron su pulso en Indian Wells como un verdadero duelo de pistoleros. Y esta vez, la 19ª que se encontraban sobre una pista, el más certero y sobre todo el que muchas menos dudas tuvo fue el primero, el balear, que abrió fuego desde la primera bola en juego y logró el pase a la siguiente ronda con un triunfo por 6-3 y 7-5 (en 1h 29m). Si el primer día el gráfico de la victoria de Nadal frente al argentino Guido Pella fue lineal, discreto pero constante, en esta ocasión el dibujo final describió más altibajos. Pese a todo, el mallorquín alcanzó la estación de los octavos, en los que asoma Roger Federer (doble 7-6 al estadounidense Steve Johnson).

Se repetirá, de esta forma, la histórica final que se disputó en enero en el Open de Australia. Entonces, el suizo, ganador de 18 títulos del Grand Slam, se proclamó campeón del primer major del curso al vencer después de más de tres horas y media de exquisito tenis. Sin embargo, en los cruces particulares entre ambos manda claramente el español (23-12), quien a su vez también domina (9-8) en los encuentros que ambos han protagonizado sobre pista dura. Será la próxima madrugada (no antes de las 1.00, Movistar+ Deportes 2), pero antes, ambos hicieron correctamente los deberes.

Dudó Verdasco. Dudó el madrileño y en consecuencia falló, cuando un partido de este corte no admitía pasos en falso. Es decir, en los instantes en que más templada debía tener la mente y más firme el brazo, se achicó. Y eso que tuvo su opción de decir algo más en el choque, de enredarle más a Nadal e intentar prolongar la notable dinámica que lleva en este primer tercio de la temporada, pero sus errores con el servicio le marcaron definitivamente. Así propició la rotura del balear en el undécimo juego del segundo parcial y, de este modo, un abismo insalvable para él, condenado por sus siete dobles faltas y su ínfima estadística (23%) de puntos con segundo saques.

Antes, en el primer acto, Nadal había demarrado en el octavo juego y había cerrado la manga con una cifra extraordinaria al servicio. El de Manacor cedió tan solo un punto con los primeros (17/18) y tres más con la alternativa, y no concedió una sola opción de break hasta la continuación, en la que hubo una fase de desconcierto. Quebró primero Nadal (para 2-1) y a Verdasco se le comenzó a torcer el gesto, pero el madrileño replicó de inmediato y se puso por delante. Tiró de revés para hacer daño y se topó con una respuesta vía drive, así que el mismo filamento que le estaba dando vida fue el que progresivamente fue quitándosela. Hurgó Nadal en su reverso y sin necesidad de llevar a cabo ningún despliegue extraordinario, intensificando la presión al resto, venció.

Garbiñe rompe su barrera en California

Garbiñe Muguruza celebra el triunfo frente a Svitolina.
Garbiñe Muguruza celebra el triunfo frente a Svitolina. AFP

No se adivina todavía al competidor meteórico que alcanzó la final de Melbourne, pero al igual que demostrase en Acapulco, donde solo cedió ante el bombardeo de Sam Querrey, el mallorquín tiene recursos más que suficientes para destrabar cualquier partido. De esta forma, incrementó la brecha en el historial con Verdasco (16-3), al que apeó el año pasado a estas mismas alturas y en el mismo escenario. De paso, confirmó su bienaventuranza con el torneo californiano, al desembarcar otra vez en los octavos (11 veces desde 2006) y firmar su victoria número 50 en Indian Wells. Ahora avista al gran Federer, luego los aficionados disfrutarán de otro cartel sin parangón.

Avanzó Nadal y también lo hizo Garbiñe Muguruza, pero un peldaño más arriba. Derrotó la número siete a una rival de entidad, Svitolina, que en estos momentos figura ya en el top-10 del circuito. Un marcador de mérito (7-6, 1-6 y 6-0, en 1.53 minutos) que rompió su tope en el torneo y le condujo directamente a los cuartos de final por primera vez. Hasta ahora, la cuarta ronda de 2013 había sido la mejor participación de Muguruza, que se impuso en un partido desbocado, muy equitativo en el arranque y roto en el segundo y el tercer set. Encajó un golpe severo en la segunda manga, pero respondió con otro todavía más dañino.

Fraguó su victoria en los restos a los segundos servicios (63%) y tropezará ahora (3.00, M+D2) con la número tres del mundo, la efervescente Karolina Pliskova. La checa (5-1 a favor en las citas previas con Garbiñe) progresó sin desgastarse, ya que Timea Bacsinszky se retiró con 5-1 en el electrónico debio a una lesión.

Más información