Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
NBA

Ricky Rubio, más tiro, más pase, más líder

El base de Minnesota causa sensación por la espectacular mejora de su juego

Ricky Rubio celebra un triunfo con Towns. Ampliar foto
Ricky Rubio celebra un triunfo con Towns. EFE

Ricky Rubio ha convertido las dudas en certezas. Ha pasado de estar en el punto de mira, en las quinielas para ser traspasado por Minnesota Timberwolves, a ser vitoreado por los casi 16.000 espectadores que acudieron al Target Center de Mineápolis para presenciar el partido ante Washington.

“Está jugando a un nivel muy, muy alto. No es solo lo que esta haciendo individualmente. Es lo que está haciendo por el equipo”, afirma Tom Thibodeau, el extécnico de los Bulls que esta temporada dirige a Minnesota tras tomar el relevo de Sam Mitchell. “Para mí Ricky es el base titular de la selección, y estoy encantado de tener al Chacho (Sergio Rodríguez), que hace un fantástico trabajo (con los Sixers) saliendo del banquillo”, comentó Sergio Scariolo en 101tv Málaga. Tras viajar a Estados Unidos para verlo en acción, el seleccionador español remachó: “He visto muy bien a Ricky desde un punto de vista anímico y con conciencia de estar jugando posiblemente al mejor nivel de su carrera”.

Los números avalan la percepción generalizada. En los 14 partidos que ha disputado desde el 10 de febrero la mejora del rendimiento de Ricky ha sido espectacular, con unos promedios de 13.8 puntos, 11.5 asistencias, 5 rebotes, 2.2 robos de balón y un 43% de acierto en tiros de campo. En el partido ante San Antonio, el 4 de marzo, logró su primer triple doble con 13 rebotes, 10 asistencias y 11 puntos. Y en el del pasado lunes ante Washington, batió su plusmarca y la de la franquicia con 19 asistencias e igualó su tope anotador esta temporada con 22 puntos. Esta madrugada, en el partido que Minnesota perdió en Boston (117-104), Ricky logró su mejor marca anotadora esta campaña con 23 puntos..

“Cuando trabajas con muchos entrenadores, el principio con cada uno de ellos es duro. Pero creo que me está yendo mejor esta temporada, y me siento con más confianza. Siempre tienes que superar procesos de adaptación en la NBA, pero me encuentro en mi mejor momento”, declaró Ricky Rubio el 10 de marzo en el StarTribune de Minnesota. “Siento que realmente puedo controlar el ritmo de partido. Es en lo que soy bueno y lo que trato de hacer cada noche”.

La mejora se ha atribuido a diversos factores. Thibodeau ha cambiado el estilo de juego del equipo. Sorprendentemente, los Wolves están jugando mejor desde que el 3 de febrero se lesionó uno de sus mejores anotadores, Zach LaVine. En los 14 partidos en los que el rendimiento de Ricky Rubio ha mejorado de manera exponencial, su equipo ha cosechado ocho triunfos. Una de esas derrotas se produjo ante San Antonio Spurs, se produjo tras una prórroga, después de que los Wolves echaran por la borda una apreciable la ventaja. Ese ha sido uno de los defectos que ha caracterizado a un equipo en el que prolifera la juventud: Towns tiene 21 años, Wiggins y LaVine acaban de cumplir 22, y Ricky 26, aunque ya tiene mucha experiencia porque empezó su carrera profesional a los 14 años. Dunn, el reserva de Ricky, cumple 23 años esta semana.

El factor emocional también ha influido tanto en el equipo como en Ricky. Flip Saunders, el entrenador de Minnesota, falleció a los 60 años a causa de un cáncer el 25 de octubre de 2015, cuando estaba a punto de comenzar la pasada temporada. Tona, la madre de Ricky Rubio, murió el 26 de mayo de 2016 también a causa de un cáncer. Y la abuela del base de El Masnou falleció el pasado mes de enero.

Esteve Rubio, el padre de de Ricky, declaró a RAC1: “Ricky hizo un cambio de chip en Navidad. Estaba sufriendo y lo pasó muy mal por el tema de su madre, pero está volviendo a hacer su juego. Y está jugando el mejor baloncesto desde que llegó a Estados Unidos. Está en uno de los mejores momentos de su carrera”.

Más información