Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Israel Planas, el técnico de Lucas Eguibar

El entrenador, de 41 años, era un referente de los deportes de invierno en España

Israel Planas, en una foto de archivo.

Cuando a finales de los ochenta en España casi no había tablas de snow, Israel Planas ya ponía a trabajar su mente inquieta para impulsar una disciplina en ciernes sin arraigo en el país. Este empeño, que le acompañó toda su vida, explica por qué se convirtió en una figura tan reconocida en su deporte y por qué su muerte, este viernes a causa de un infarto cerebral a los 41 años, ha dejado un vacío tan relevante en el mundo del snow.

“Ha sido inesperado y muy contradictorio con lo vivido estos últimos días”, explica un portavoz de la Federación Española de Deportes de Invierno (RFEDI). Lo que ha ocurrido estos días es que dos de sus pupilos, el donostiarra Lucas Eguibar y el malagueño Regino Hernández, se colgaron la medalla de plata en boardercross por equipos en los Mundiales de snowboard de Sierra Nevada. Además, Eguibar conquistó la plata un día antes en la misma modalidad, pero en individual, la segunda medalla de España para este deporte tras la lograda en 2015 por Queralt Castellet, en la disciplina de half-pipe. Precisamente, el snow español ya había sufrido un golpe tremendo con el fallecimiento en 2015 de Ben Jolly, entrenador y pareja de Castellet, a causa de un cáncer. También es otro revés emocional para Lucas Eguibar, que ya vivió un drama personal en 2013, cuando su hermano estuvo dos meses en coma por un accidente de tráfico, y cuya historia de superación y lucha contra las secuelas han acompañado al medallista español en su camino hasta el podio.

Planas sufrió un infarto cerebral en su casa de Barcelona el pasado miércoles por la mañana. Dos días después, la RFEDI anunciaba en un comunicado su fallecimiento. “Fue un pionero del snowboard y wakeboard en España”, explica la nota. “Ha sido un revolucionario y un precursor del snowboard español”, añadía el presidente federativo, May Peus España, en el comunicado.

Como seleccionador, explican desde la federación, fue capaz de ver en Eguibar que era un diamante en bruto. “Y supo pulirlo hasta lo que es ahora. Sacó todo su potencial”, añaden. La propia federación lo describe como una persona muy activa, muy fuerte físicamente, “una bestia”, y un técnico muy motivador con las ideas muy claras. “Les daba caña a los chicos cuando se comportaban como adolescentes. En estos deportes en los que riders y entrenadores pasan tanto tiempo juntos por los viajes, acababa formándose como una familia”. Eguibar empezó a entrenarse con Planas en 2011 y junto a él fue séptimo en los Juegos Olímpicos de Sochi 2014, Globo de cristal en 2015 y subcampeón del mundo en individual y por equipos en Sierra Nevada.

Su carácter revolucionario se dejaba notar no solo en su faceta de entrenador, sino también como divulgador del snowboard. Como técnico, destacó su carácter para lograr que sus deportistas se adaptaran a un terreno tan cambiante como la nieve, una virtud crucial para el boardercross, disciplina en la que los riders pueden alcanzar velocidades cercanas a los 95km/horas en un circuito con baches y repleto de giros donde seis rivales compiten por llegar primero a la meta. “Y como divulgador se inventaba historias, siempre intentaba buscar soluciones en el mundo del snow”. Un ejemplo de su creatividad es el snow towing, disciplina que inventó el propio Planas, en el que el deportista es arrastrado con su tabla de snow por un sistema de cables.

Planas también ayudó a la promoción del snowboard ejerciendo de presentador en el programa Temps de Neu, de TV3 y Neox, y también en los Extreme Games. Como deportista, compitió en los Campeonatos del Mundo de snowboard de San Candido en 1997, en la modalidad de gigante, y sumó cinco participaciones en Copa del mundo.

Más información