Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cerebro español que impulsa al nuevo Mónaco

Antonio Cordón, tras 17 años en el Villarreal, es el director deportivo del club que eliminó al City de Guardiola

Cordón, el verano pasado en Mónaco AFP

Pese al interés del Real Madrid y el Chelsea el verano pasado, Antonio Cordón, 53 años, por entonces en el Villarreal, acabó decantándose por aceptar la dirección deportiva del Mónaco. El miércoles, su equipo derrotó con autoridad (3-1) al Manchester City de Pep Guardiola, un elemento más en la buena dinámica del también líder de la Liga francesa, por delante del poderoso Paris Saint-Germain. La prensa gala ha llegado incluso a llamarlo el “nuevo Monchi”, en referencia al exitoso director deportivo del Sevilla.

Más discreto que Monchi, menos mediático, según cuentan en su entorno, Cordón desembarcó el verano pasado en el Principado de Mónaco tras 17 años en la secretaría técnica del Villarreal. En los últimos ocho años fue director deportivo del club. “Antonio Cordón tiene una gran capacidad de trabajo, le gusta estar en la sombra sin hacerse notar. Cualquier entrenador del club se encuentra cómodo trabajando con él porque se adapta a las necesidades del equipo”. Así le define Juan Carlos Garrido, exentrenador del club, que llegó al Villarreal en 1999 para ejercer de director de la escuela. Por aquel entonces, Cordón era el ojeador para la zona de Madrid.

Garrido propuso que Cordón se implicase más en el proyecto del club y que se instalase en Vila-real como jefe de los ojeadores. El ahora director deportivo del Mónaco captaba al principio jugadores para la cantera amarilla y para el filial, en aquel entonces el Onda, que alcanzó la Segunda División B. A él llegaron jugadores como Calleja, actual entrenador del juvenil A del Villarreal, o Javi Venta. Cordón es un ratón de laboratorio, un devorador de vídeos de futbolistas de todo el mundo.

Su figura creció compartiendo tareas con Fernando Roig Negueroles, actualmente consejero delegado del Villarreal, máximo responsable del club e hijo del propietario, Fernando Roig. Por entonces, Cordón ya no solo se limitaba a la cantera amarilla. Con la llegada de Juan Carlos Garrido al banquillo de El Madrigal, Cordón pasó a ser el secretario técnico y a echar sus redes al mercado sudamericano, que domina a la perfección y que quiere explotar también desde Mónaco. Hernán Pérez, Jefferson Montero, Godín y posteriormente Vietto, han sido sus aciertos más sonados.

El modelo de gestión del Villarreal hizo interesarse de inmediato por el perfil de Cordón a Vadim Vasilyev, el vicepresidente del Mónaco, para sustituir al frente de la secretaria técnica al portugués Luis Campos. Con Cordón, Vasilyev pretendía imitar el modelo del Villarreal, tanto en lo futbolístico como en lo relativo al negocio con los jugadores.

A su llegada, la primera decisión del estratega fue fichar a Gérald Passi, un ojeador de talentos del Niza, que marcha tercero en la Liga francesa. Nada de fichajes multimillonarios como en la época de Jorge Mendes, cuando el Mónaco reclutó en el mismo verano a Falcao por 60 millones de euros y a James Rodríguez por 45. Empezaba la época de una estrategia muy decidida, como la que desarrolló en el Villarreal, de apostar por la cantera y de dar más galones a buenos futbolistas para que mejoren. El caso de Kylian Mbappé, autor del primer tanto al City el miércoles, y también decisivo en el partido de ida, es el mejor argumento de Cordón en su nueva tarjeta de visita rojiblanca.

En el Mónaco, Cordón convive con otros españoles, como el nutricionista Juanjo Morillas y los analistas de rivales Darío Drudi, que trabajó con Marcelino, y Diego Pérez, que lo hizo con Paco Jémez en el Rayo. Su estreno como director deportivo del Mónaco ocurrió precisamente contra su antiguo club, el Villarreal, en la fase previa de la Champions.

El semanario Le Journal du Dimanche citó en un artículo publicado el verano pasado a Pascal Cygan y a Robert Pirès, dos exfutbolistas franceses que jugaron en el Villarreal, para dibujar el perfil de un hombre afable, trabajador, pero también solitario y que prefiere no salir mucho en los medios de comunicación, a diferencia de Monchi el sevillano.

Para Vasilyev, fichar a Cordón le permitió también desmarcarse de la influencia de Jorge Mendes, el agente portugués hoy inmerso en la polémica de Football Leaks. Como un buen director deportivo, Cordón maneja un impresionante repertorio de contactos en el mundo del fútbol, fruto de sus casi dos décadas en el Villarreal. Un repertorio del que pretende servirse el Mónaco en su ambición de hacerse un hueco entre los equipos grandes de Europa.

Más información