Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casemiro está en todas

El medio brasileño desquicia al Athletic, domina el centro del campo y marca. “Hizo un partidazo”, dice Zidane

Athletic - Real Madrid
Casemiro se abraza con Cristiano Ronaldo. EFE

Case o Casies Casemiro. Zidane y el resto de sus compañeros se refieren cariñosamente así al brasileño, risueño fuera del campo, una fiera dentro de él. Basta ver cómo frunce el ceño sobre la hierba y cómo libera la presión después con risotadas varias. En San Mamés se convirtió en el jugador al que que todos los futbolistas buscaron. Unos, los rojiblancos, para tratar de saldar cuentas pendientes, y los otros, los de blanco, para utilizar de nuevo sus pulmones como mejor salvavidas al que agarrarse. “Casi hizo un partidazo en el centro del campo”, le reconoció Zidane tras el partido. Poco dado a elevar al individuo por encima del grupo, el francés trató de incluir en el botín general lo que Casemiro había logrado especialmente en la batalla individual.

Fuera del partido ante el Betis por tener cuatro tarjetas amarillas y para prevenir que pudiera perderse el encuentro de San Mamés, Casemiro recuperó su lugar en el centro del campo junto a Kroos y Modric. Su papel de secundario saltó por los aires cuando al croata lo agobiaron Iturraspe y Beñat y tuvo que ceder el balón a su compañero. Corpulento como es (1,84m de estatura), Casemiro chocó con todos los jugadores del Athletic que se pusieron de por medio. Tuvo un rifirrafe importante con Iturraspe cuando el brasileño acudió a proteger a un compañero, se las vio con Aduriz, que terminó por sacarle la quinta amarilla, y se dijo de todo con Muniain nada más pitar el árbitro el final.

Una pieza fija

“Lo que pasa dentro del campo se queda dentro del campo. Ellos están defendiendo al Athletic y yo al Madrid. Me encanta jugar estos partidos. Cada uno defiende su club y yo estoy aquí para defender el Madrid”, reconoció el jugador. No solo ejecutó de nuevo su papel de stopper al dedillo, sino que por tercera vez esta temporada se vistió de goleador para amarrar una nueva victoria para su equipo. “Tanto el equipo como yo estamos creciendo poco a poco. Somos los mismos jugadores que hemos ganado la Undécima, y a toda la gente que sigue creyendo en nosotros, decirle que estamos trabajando para ganarlo todo. Hoy el equipo entero hizo un partidazo”, añadió Casemiro.

Obsesionado el Athletic por evitar un nuevo gol de Ramos a balón parado, la defensa rojiblanca se olvidó del brasileño, que a placer, con enorme sangre fría —en el centro del campo no habitúa a tener tanto tiempo para controlar la pelota—, se colocó el balón con delicadeza para batir a Kepa con un disparo de ariete. “El gol es muy importante por el rival, por el campo… Aquí, cuando ganas consigues tres puntos muy importantes”, remachó el jugador.

Durante el partido Zidane realizó varias modificaciones tácticas que si bien no influyeron demasiado en la tarea habitual de Casemiro, sí que le facilitaron la vida en el último tramo del choque. La entrada de Lucas Vázquez en banda derecha y la marcha de Cristiano equilibraron el centro del campo y permitió que el espacio a cubrir por el brasileño menguara considerablemente. Así se refirió Casemiro a la disolución de la BBC: “Ellos no tienen un perfil de un Casemiro o de Sergio Ramos que defiende. Pero la ayuda que han dado hoy ha sido importantísima y con la calidad que tienen ellos tres es casi imposible que perdamos si seguimos trabajando. Los tres que tenemos arriba son buenísimos”, aseguró.

Con las manos en los bolsillos en todo momento, Casemiro, que recibió más que dio, se marchó de San Mamés sabiendo que había realizado uno de sus mejores partidos de la temporada. La ausencia en el Betis vino a descubrir la verdadera importancia que Zidane le otorgaba al partido ante el Athletic, de ahí que no quisiera poner en peligro la presencia de una de las pocas piezas sin recambio natural en la plantilla. Y eso convenció a medias al protagonista. “Con la calidad que tenemos si das oportunidad a otro compañero puede cogerte el sitio, por eso estoy intentando hacer lo mejor. Yo quiero jugar siempre”, concluyó.