Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Cruz Azul de Jémez neutraliza a los Tigres

El conjunto celeste empata (0-0) con el club con mayor nómina de la liga mexicana, aunque pierde por lesión a su delantero Martín Cauteruccio

Giménez (i) pelea por el balón frente a Rodríguez EFE

Si había un partido que tenía bien señalado Paco Jémez en su calendario era contra los Tigres, el vigente campeón de la liga. Su Cruz Azul mantuvo el cero a cero contra el equipo más valioso del campeonato mexicano. La mala noticia noticia llegó con la lesión de Cauteruccio, quien había despertado de su letargo de goles en la copa. El empate mantiene a ambos clubes lejos de los puestos para clasificarse a la liguilla. 

Cuando llegó Jémez al fútbol mexicano quizá no intuía que llegaba a un campeonato volátil. En un momento del campeonato marchó como penúltimo, ahora recuperaron un poco de terreno. El que Cruz Azul se clasificara  a las semifinales de la copa les permite mantener la frente en lo alto para solventar una irregular temporada, aunque eso poco le importó a los 30.000 hinchas que vieron el partido desde las tribunas. 

Los celestes volvieron a mostrar ese estilo tan marcado en la posesión del balón y la insistencia de centros al área. Los contragolpes de Tigres, a cargo del intrépido Jürgen Damm, dejaron vulnerable la guarida de Jesús Corona, un eficaz guardameta que evitó escapadas de André-Pierre Gignac y de Luis Quiñónes. El primer tiempo terminó con poca claridad para el equipo local que no pudo generar un tiro a gol.

En la segunda parte, el charrúa Martín Cauteruccio quedó de frente, al minuto 58, frente al arco rival y mandó su disparo directo a la tribuna. Unos instantes después abandonó la cancha tras caer sobre su tobillo, su colega Jorge Benítez poco pudo hacer para volver a anotar. 

Damm le quita el balón a Corona
Damm le quita el balón a Corona EFE

El Cruz Azul se enfrentó al vigente campeón de la liga. Los felinos no han tenido su mejor desempeño pese a tener un pie en la final de la Liga de Campeones de la Concacaf. La estrella de la plantilla, Gignac, ha tardado en volver a asumirse como el encargado de concretar goles. El chileno Eduardo Vargas no ha podido encontrar su sitio. "Es el equipo favorito", reconoció Jémez previo al encuentro, pero solo, según él, por tener un gran presupuesto. Esta tarde neutralizaron a la nómina. 

La dupla ecuatoriana de Ángel Mena y Joao Rojas no estuvo en la cancha. Mena se había encargado de hacer los goles en el momento justo para los suyos. Aunque los cruzazulinos tuvieron en el césped a Cauteruccio encargado de hacer un triplete en los cuartos de final de la copa frente a Santos

En su primer partido ganó frente a Necaxa, luego se trasladó entre empates (Monterrey, Querétaro y Santos Laguna) y derrotas (Pumas, Tijuana, Atlas y América). En la copa, sus azules lograron colarse a los octavos. Doblegaron a un acongojado Club León y, tras el paro de árbitros, se colaron en semifinales tras vencer 1-3 a Santos Laguna, en uno de los encuentros en que los goles les hicieron dieron la razón. 

Fernando Hernández, el árbitro central del encuentro, volvió a las canchas luego de ser agredido por el central paraguayo Pablo Aguilar. En la cancha tuvo más contacto con Gignac, quien, a su modo, le recriminaba cada decisión. El encuentro terminó dos lesionados por bando: el peruano Luis Advíncula y Cauteruccio, quien cayó sobre uno de sus pies. 

Será hasta el 4 de abril cuando Jémez tenga la mayor prueba al frente del conjunto celeste: vencer a Monarcas Morelia y apuntarse a la final, la primera en el historial del español en equipos de primera división. En Cruz Azul, hasta que la derrota los alcance, mantienen la esperanza por dejar atrás esa huella de quedar subcampeón y no ganar en el último suspiro. 

Más información