Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Leganés y Málaga firman un empate sin goles que no le vale a ninguno

Míchel suma su primer punto con el cuadro andaluz, pero no se aleja de un descenso que amenaza a los dos equipos

Leganes - Malaga
Mantovani y El Zhar, durante el partido contra el Málaga. EFE
LaLiga Santander Jornada 28

FINALIZADO

Leganés y Málaga firmaron un empate sin goles que no le sirve al primero y hunde un poco más anímicamente al segundo, ambos con el descenso rozándoles el cogote. El equipo local no fue capaz de materializar su dominio en la primera parte y al cuadro de Míchel no le sirvió el arreón final para desnivelar el encuentro. El Leganés queda a seis puntos del descenso, que marca el Granada con un partido menos (juega contra el Sporting, también en descenso, a las 18.30) mientras el Málaga se mantiene a siete. 

Leganés

3-4-2-1

Asier Garitano

13

Herrerín

3

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Bustinza

5

Martín

22

Siovas

12

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Morán

21

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Rubén Pérez

15

Diego Rico

9

Guerrero

2

Cambio Sale Samu García Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Tito

25

Cambio Sale Unai López

El Zhar

11

Cambio Sale Machís

Alexander

1

Kameni

18

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Rosales

24

Luis Hernández

5

Llorente

7

Juan Carlos

6

Camacho

31

Fornals

9

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Charles

25

Cambio Sale Duda

José Rodríguez

11

Cambio Sale Jony

Chory

19

Cambio Sale Keko

Sandro

Málaga

4-4-2 (D.P.)

Míchel

 Arrancó el partido el cuadro andaluz con el tembleque de piernas que da el vértigo de una caída que parecía imparable. Desde que Juande Ramos se marchara del club a finales de año, la sangría de puntos no ha cesado. Con el técnico de Ciudad Real en el banquillo, el Málaga sumó cinco triunfos, seis empates y siete derrotas. En la corta era del Gato Romero, su sustituto, que duró diez partidos, el equipo solo contó una victoria, mientras que acumuló dos empates y siete derrotas. De hecho, en 2017, el Málaga solo ha sumado seis puntos, algo que le hubiera dejado ya en puestos de descenso si no fuera por el colchón obtenido en 2016. La pasada jornada, la ilusionante llegada de Míchel, que no ha revolucionado el once, estuvo acompañada de una dura derrota contra el Alavés. Con el empate en Leganés, suma ya 18 salidas seguidas sin ganar, su peor racha en primera.

La primera oportunidad del partido la tuvo el Leganés, con un centro tenso al que no correspondió un remate certero de Guerrero. Controló el equipo local el balón durante los primeros minutos, volcado el juego hacia el campo malaguista, y tardó el Málaga en hilvanar su primera jugada trenzada, que acabó sin peligro.

Pero la primera con fuego real fue para el Leganés en una jugada ensayada. Szymanowski lanzó una falta al segundo palo y el remate de Siovas fue despejado por el Málaga casi en línea de gol. La ocasión para el cuadro pepinero coincidió con una reacción de su rival, que poco a poco comenzó a despojarse del dominio para nivelar el encuentro. Sin embargo, las ocasiones seguían llegando más para el equipo de Garitano. El Zhar estuvo a punto de aprovechar un error infantil de Kameni al poner el balón en juego desde la portería. Mantovani, con un disparo de volea desviado, y Tito, con una llegada con todo al segundo palo, pudieron deshacer la igualdad en el marcador.

En la segunda parte salió mejor el equipo de Míchel, que sacó más rendimiento a las contras. Sandro, en los primeros minutos, falló un mano a mano clarísimo frente a Herrerín. Encontraba espacios el Málaga y sufría su rival, aunque no bajó los brazos y Rubén Pérez probó los reflejos de Kameni con un zapatazo tremendo.

La entrada del Jony y Keko en la recta final del partido volvió a darle una marcha más al Málaga. Su asedio final se materializó en la ocasión más clara del partido, un cabezazo picado de Camacho a centro de Rosales, que se habría ido a la red si Herrerín no lo hubiera evitado con una soberbia parada que dejó el marcador del partido de la misma forma que empezó.

Más información