Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El América renace en el derbi capitalino

Los chicos de Ricardo La Volpe, pese a las lesiones, vencen a los Pumas (2-3) y se mantienen con vida en la liga mexicana

Cecilio Domínguez festeja el último gol de América AP

El mejor hábitat para las águilas del América es aquel donde los entornos son adversos. Esta tarde frente a Pumas jugaban con una colección de lesionados, con cuatro derrotas en su registro y hasta con un problema en la alineación. Incluso así desmantelaron a Pumas 2-3, su máximo rival en la Ciudad de México. La victoria en el derbi de la capital mexicana les da un impulso en la clasificación.

Antes de que iniciara el encuentro, el entrenador americanista, Ricardo La Volpe, entregó su lista de titulares con un error. Había colocado al costarricense Gerson Torres, pero el reglamento de la liga se lo impidió al ser un juvenil registrado solo en la categoría de menos de 20 años. El estratega no tuvo empacho y colocó a Diego Lainez, un adolescente de 16. Su apuesta no le falló.

Los azulcremas también debían superar las lesiones de Darwin Quintero, Paolo Goltz y Renato Ibarra; además, la suspensión por un año a Pablo Aguilar, un central paraguayo que soltó un cabezazo a un árbitro durante un partido de copa. 

La iniciativa fue para las águilas al intentar un par de remates vía Miguel Samudio, pero antes de los 15 minutos de juego tuvo que salir del campo lesionado. Eso abrió la oportunidad para que los Pumas bombardearan con centros el área de sus rivales en busca de las dos puntas Matías Britos y Nicolás Castillo, quien erró un tiro frente a la portería de Marchesín. Los alumnos de La Volpe encontraron la mejor manera para resolver el encuentro: contragolpes. Silvio Romero se coló por la derecha e hizo el primer gol con 33 minutos en el reloj.

Castillo (c) prueba una chilena ampliar foto
Castillo (c) prueba una chilena AP

La dinámica se repitió. El club universitario volvió a su cauce al frente, pero la defensa americanista se mostró sólida. En una contra cayó el segundo tanto. Oribe Peralta, capitán y artillero principal, anuló al guardameta con un movimiento de cadera y lo dejó en un 0-2.

El segundo episodio del derbi tuvo un rostro diferente del lado de Pumas. Insistieron en dejar balones a sus centro delanteros para alcanzar a su rival. La banda derecha fue la clave para aproximarse. Al minuto 52 Van Rankin centró y Castillo remató para acortar distancias. Doce minutos después la fórmula volvió a funcionar cuando Barrera le cedió el esférico al chileno para el empate.

América pagó su reposo en la cancha. Ricardo La Volpe mandó a un Javier Güémez para neutralizar rivales en el centro de campo. Lainez salió de cambio en lo que fue su primer derbi como visitante y con un par de regates. El conjunto felino los asfixiaba con remate tras remate. En un tiro libre a favor de los universitarios el balón se les escapó y terminó en los botines de Cecilio Domínguez para finiquitar el partido. Un gol que desconstruyó el planteamiento de Francisco Palencia, el entrenador de Pumas que se guardó los cambios.

América, con este triunfo, llega al octavo escalón de la liga y empata en puntos a los Pumas. Las águilas hoy mutaron en aves fénix, al menos en los derbis en la Ciudad de México. El primero se lo ganó (2-0) al Cruz Azul de Paco Jémez y ahora a unos Pumas que, por lo menos, pueden presumir tener en su plantilla a Castillo, el máximo goleador de la liga con ocho tantos. 

Más información