Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Valencia acecha el liderato del Iberostar Tenerife

Los de Pedro Martínez vencen a domicilio en el Santiago Martín y se quedan a un triunfo de los isleños en la tabla con un partido menos y el 'basketaverage' a favor

Sato defiende a Doornekamp
Sato defiende a Doornekamp acbmedia

Con guarismos enclenques y abnegación extrema, el Valencia derrotó a domicilio al Iberostar Tenerife (64-65) en un duelo clave que le permite acechar el liderato de la Liga. Los de Pedro Martínez, impulsados por Dubljevic y San Emeterio, se quedan ahora a un triunfo de los isleños en la tabla, pero con un partido menos y el basketaveragea favor. El dominio en el rebote (26-40) compensó las 21 pérdidas de balón y el pobre inicio de partido de los naranjas, que multiplicaron esfuerzos en mitad de su batalla europea con el Hapoel de Jerusalem por la final de la Eurocup.

La mezcla de aplicación y nerviosismo deparó un inicio de partido cerrado, con mucha tensión y pocos puntos. El tráiler respondió fielmente al argumento de la película. El intercambio de defensas zonales y los pésimos porcentajes de tiro (2 de 18 del Valencia en el primer cuarto) convirtieron cada canasta en una hazaña. Medían la calidad de su hormigón los dos mejores diques de contención del campeonato y, desde el salto inicial, el pulso se convirtió en un intercambio de posesiones agonísticas y catenaccio trepidante.

En la escasez hizo hucha el Iberostar gracias a la eficacia de Hanley y Bogris (18-9, m. 14). Sin embargo, con la brega canchera de Sato y Dubljevic, el Valencia comenzó a materializar su dominio bajo los aros. En mitad de la espesura, perdió el paso el líder y, de rebote en rebote, el Valencia compensó su desatino (8 de 30 en tiros de campo y nueve pérdidas de balón en la primera mitad). Un parcial de 2-15 en los últimos cinco minutos del segundo cuarto enderezó al conjunto de Pedro Martínez (20-24, m. 20). “Vamos un poquito justos de energía”, reconocía el técnico visitante en el entreacto. En mitad de la semifinal de la Eurocup y con las bajas de Vives, Diot y Krvtsov (no llegó a tiempo de debutar el fichaje Mike Tobey), su equipo buscaba acechar al CB Canarias refrendando la estadística de nueve triunfos sin fallo ante los isleños desde el regreso a la élite en 2012. Lo repitieron a base de defensa y casta.

El paso por la caseta permitió a ambos equipos afinar la puntería y revitalizar un marcador famélico (23-21 en el tercer cuarto). La dirección de Rodrigo San Miguel y el martillo de Bogris impulsaron al Iberostar; la determinación de Oriola y un triple a lo Llull, desde 22 metros, de San Emeterio sostuvieron al Valencia y reconciliaron al partido con el espectáculo (43-45, m. 30).

El rebote ofensivo concedió al Valencia la pole en la recta de meta (54-60, m. 36) a pesar de la efervescencia episódica de Abromaitis y White. Para entonces, San Emeterio manejaba el libro de instrucciones del partido ejerciendo de base, alero o escolta, pero el Iberostar estiró la rendición con el aliento del Santiago Martín. No bastó ante un Valencia rocoso, que triunfó donde no puedieron hacerlo ni Madrid, ni Barça.

Más información