Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una batalla campal entre padres obliga a suspender un partido de fútbol infantil en Mallorca

La Guardia civil ha cursado tres denuncias por lesiones tras una riña entre asistentes al partido

Nuevo capítulo de violencia entre padres durante un partido de fútbol de categorías inferiores. Los hechos ocurrieron este domingo durante el encuentro que enfrentaba a los equipos infantiles del Alaró y del Collerense en Mallorca, en el que participaban chavales de entre 12 y 13 años. El encuentro tuvo que ser suspendido después de iniciarse una pelea con agresiones entre los asistentes al encuentro, muchos de ellos padres de los jugadores de ambos equipos.

La riña fue grabada a través de un teléfono móvil por una espectadora que había acudido a ver el encuentro, en un vídeo que circula ampliamente por las redes sociales en el que se puede ver cómo los seguidores de ambos equipos se enfrentan a patadas y golpes tanto en la zona de la gradas como en el terreno de juego. El partido fue suspendido por el árbitro y la guardia civil tuvo que personarse en el lugar ante el cariz que había tomado el encuentro.

Los hechos se iniciaron a raíz de una jugada polémica, que calentó los ánimos de los seguidores y padres de los jugadores. Algunos saltaron al campo para protestar y fue en el terreno de juego donde los aficionados de ambos equipos de enzarzaron, en una pelea que siguió en la zona de las gradas con varios adultos propinándose patadas y puñetazos ante los gritos varios niños que estaban presenciando los hechos. Son dos mujeres que están grabando el vídeo las que recuerdan que "hay niños" en el lugar y recriminan el comportamiento a los implicados en la pelea, calificándola de "vergüenza".

La Guardia Civil ha informado esta mañana de que tres de los implicados en la reyerta han presentado denuncias por delitos de lesiones contra miembros de la afición rival. Desde el cuerpo afirman que cuando varios agentes de la benemérita se presentaron en el campo de fútbol después de que uno de los presentes alertase de los hechos, la pelea ha había concluido.

Petición de disculpas

Esta lunes, la Unió Esportiva Alaró ha transmitido su "desolación" por los hechos ocurridos en su campo de fútbol mediante un comunicado publicado en su página de Facebook. El club considera que los acontecimientos "son extraordinariamente graves" y anuncian que actuarán en consecuencia "huyendo de buscar buenos y malos entre unos y otros". "Si bien es cierto que aficionados de los dos equipos actuaron de manera totalmente reprobable, queremos agradecer y destacar que personas de las dos formaciones intentasen mediar para tranquilizar la situación" reza la publicación, en la que avanzan que la junta gestora del club se reunirá este lunes para decidir las medidas a tomar.

La Unión Deportiva Collerense ha anunciado que el club está analizando lo sucedido para tomar las medidas correspondientes. "Cómo podemos educar a los niños en la no violencia en el deporte con el ejemplo de los mayores" han expresado a través de las redes sociales, en las que admiten sentir "vergüenza e impotencia" por lo ocurrido.

Más información