Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Volta extingue los podios con azafatas

La ronda ciclista catalana rechaza la polémica sexista y los Ayuntamientos designan quién entrega los premios cada etapa

Ampliar foto
Davide Cimolai y Gerard Figueras, Director de Deportes de la Generalitat. AFP

Las azafatas-modelo que casi toda la vida han flanqueado a los vencedores tras cada etapa ciclista brillaron por su ausencia en el podio instalado ayer en Calella. El italiano Davide Cimolai, el ganador de la primera jornada de la Volta a Catalunya que finaliza el domingo en Barcelona, recibió la felicitación y un beso de la Pubilla y l’Hereu de la ciudad costera, jóvenes elegidos para representar al pueblo y su cultura, un premio de manos de la alcaldesa Montserrat Candini, y fue investido con el maillot de líder por Gerard Figueras, Director General de Deportes de la Generalitat. Los organizadores de la carrera catalana responden así a la polémica sobre los estereotipos sexistas en el mundo del deporte y del ciclismo en particular.

“El debate se ha interpretado de esa manera sexista. Entendemos que no debería haber sido así, pero para evitar malas interpretaciones y malentendidos, hemos pedido a cada población donde concluye cada etapa que escoja quién desea que esté en el podio para entregar los premios, un o una exdeportista, un niño o una niña, una pubilla... Y así se acabará con esta polémica”, afirma Rubén Peris, presidente de la Volta y vicepresidente de la Asociación Internacional de Organizadores de Carreras Ciclistas (AIOCC). La Volta no contrataba directamente a las azafatas. Eran sus patrocinadores los que lo hacían.

El debate se ha interpretado de esa manera sexista. Entendemos que no debería haber sido así

Rubén Peris

La iniciativa para erradicar la imagen sexista en las carreras ciclistas y automovilísticas partió del Gobierno de Australia Meridional. “No tiene mucho sentido que el Gobierno pague a las azafatas del podio al tiempo que financia tratamientos psicológicos para ayudar a las chicas jóvenes con trastornos provocados por su imagen corporal. Lo que queremos realmente es inspirar a las chicas que vienen a las carreras de motor para que se conviertan en pilotos, mecánicas o ingenieras”, afirmó Leon Bignell, ministro de deportes de Australia Meridional. El Tour Down Under, que se celebró en enero en Australia, sustituyó a las azafatas por jóvenes promesas del ciclismo de ambos sexos.

La Challenge de Mallorca, en enero, ya prescindió de las azafatas en los podios. La Agencia de Turismo de las Islas Baleares, patrocinadora principal de la carrera, dijo en un comunicado: “Desde el Govern, siguiendo su compromiso con la igualdad de género, se quieren evitar imágenes en las que la mujer es reducida a la categoría de objeto sexual”.

Lo que queremos realmente es inspirar a las chicas que vienen a las carreras de motor para que se conviertan en pilotos, mecánicas o ingenieras

Leon Bignell, gobierno australiano

La Volta a la Comunitat Valenciana que se disputó en febrero introdujo la figura de los azafatos, con el añadido de que tanto ellos como las azafatas se vistieron con ropa cómoda, una manera de decir que las modelos no iban a ir embutidas, como solían, en ropa de licra o con minifaldas y escotes exagerados. “Con esta iniciativa se rompen los estereotipos del mundo del deporte en la entrega de trofeos. Es un primer paso”, afirmó la diputada provincial de deportes de Valencia, Isabel García. Carreras como la Gante-Wevelgem y vueltas femeninas como La Course o el Tour femenino de Noruega ya han utilizado azafatos en sus podios.

En 2013 se levantó una ola de indignación porque el ciclista eslovaco Peter Sagan le tocó el culo a la azafata que le daba el beso al vencedor del Tour de Flandes, el suizo Fabian Cancellara. Sagan se disculpó poco después y arguyó que se había tratado de una broma. Un año antes, en el Tour, el controvertido Sagan le había firmado un autógrafo en el pecho a una aficionada que no le había pedido nada. También tuvieron que pedir disculpas los organizadores de la carrera femenina Flanders Diamond Tour que, en 2015, situaron a cuatro modelos en bikini posando junto al podio de las ganadoras de la prueba.

Froome, Contador y la contrarreloj por equipos

Una contrarreloj por equipos de 41,3 kilómetros en Pla de l’Estany, Banyoles, abrirá hoy las primeras diferencias entre los tenores de la prueba, Chris Froome (Sky), Alberto Contador (Trek Segafredo) y Alejandro Valverde (Movistar).

“La crono es complicada, larga y técnica, va a marcar todo”, dice Valverde. “No todo se reduce a Froome y a mí. Hay más rivales. A ver cómo salimos de esta contrarreloj”, suelta Contador.

El orden de salida será inverso a la clasificación por equipos tras la primera jornada, por lo que el último en salir será el FDJ de Davide Cimolai, vencedor ayer en Calella.

Más información