Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Piojo Herrera y sus infinitos arrebatos de cólera

El entrenador de los Xolos de Tijuana es suspendido con dos partidos tras insultar al cuerpo de árbitros y puede aumentar luego de retar a golpes a un aficionado

Piojo Herrera sancionado
Herrera durante un partido en la liga mexicana Cuartoscuro

El Piojo violento ha regresado o quizá nunca se ha ido. Miguel Herrera, entrenador de los Xolos de Tijuana, ha vuelto al ruedo de las sanciones por su conducta agresiva dentro del terreno de campo. La Comisión Disciplinaria lo ha sancionado con dos partidos de suspensión, uno por reclamar y otro por insultar al cuerpo arbitral durante un partido de liga. Pero ese carácter encolerizado le podría aumentar el castigo luego de que esa misma noche retó a golpes a un aficionado. 

En el duelo del pasado viernes, frente a Santos Laguna, Herrera se hizo expulsar por gritarle a los árbitros en los últimos minutos de juego, pero no se fue a los vestidores sino que se quedó en una de las tribunas como un espectador más. Al finalizar el juego ya iba para el túnel cuando un aficionado le increpó. "Chinga tu madre, ven y dímelo de frente", le espetó el Piojo. "La provocación de la tribuna no me molesta. Entiendo el malestar de la gente... La reacción es mía, el tipo a dos pasos me mentó la madre", se justificó el entrenador en entrevista con ESPN. 

Los Xolos de Tijuana se quedarán sin entrenador en los duelos contra Atlas (1 de abril) y frente a su exequipo, el América (7 de abril). En la prensa ronda el rumor que lo coloca el próximo torneo como el nuevo entrenador americanista ante una posible salida de Ricardo La Volpe. 

Herrera fue presentado como el entrenador de los Xolos en 2016 luego de que fue despedido de la selección de México. La razón no fue por los malos resultados de sus pupilos sino por agredir al periodista deportivo Christian Martinolli de la cadena TV Azteca. El episodio fue justo un día después de ganar la Copa Oro en Estados Unidos. El motivo que orilló al Piojo Herrera para hacerlo radicó en las excesivas críticas a su gestión. Ya en Tijuana se veía un Herrera más relajado, pero los partidos pasaban y volvía a cuestionar cada decisión de los silbantes. 

Miguel Herrera ha demostrado que lo suyo es conjuntar planteles de calidad. En su etapa en América llevó al club a ganar un título de liga en 2013, ese mismo año sacó del bache a México para clasificarlo en la Copa del Mundo de Brasil 2014. En Tijuana ha logrado mantener un equipo de elite al terminar el torneo pasado, el Apertura 2016, como el primer lugar de la clasificación. En el certamen actual los mantiene en el cuarto peldaño. 

Como jugador también se caracterizó por tener carecer de paciencia. Herrera era un temible lateral por derecha forjado en los barrios de la Ciudad de México. Sus mejores años los vivió en el Atlante. En 1994, durante una entrevista televisada, un aficionado le provocó y el jugador de 1,65 metros le tundió una patada. Durante las eliminatorias rumbo al Mundial de Estados Unidos le cometió una fuerte barrida a Eugenio Dolmo Flores. En sus últimos años como futbolista estuvo involucrado en una batalla campal en un partido entre su equipo, los Toros Neza, y la selección de Jamaica. El Piojo estaba más que listo para los golpes. 

Más información