Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El negocio de los columbarios en el fútbol: del cementerio de Boca al Wanda

El Atlético fue pionero en España y ahora se enfrenta al traslado del estadio

El espacio memorial del Atlético, en una imagen de 2014.
El espacio memorial del Atlético, en una imagen de 2014.

El proyecto surgió una noche que José Huertes estaba viendo un partido de Boca Juniors por la televisión. Entonces, el narrador del partido mencionó que el club contaba con un cementerio propio a varios kilómetros del estadio. La idea, tal y como él la cuenta, se le presentaba como una oportunidad de negocio que se aprovecharía de algo que los aficionados realizaban sin ningún tipo de regulación: esparcir las cenizas de sus seres queridos en los campos de fútbol.

La idea fundacional de Giem Sport, la empresa de Santiago Bach, ahora investigado por estafa, de quien Huertes era su mano derecha, convenció a clubes como el Atlético de Madrid, Betis Barcelona y Espanyol, que instalaron columbarios en sus estadios, y tentó a otros como el Valencia y el Athletic. También logró contratos con espacios fuera del ámbito del fútbol, como el memorial instalado en el Circuito de Catalunya, en Montmeló, que en 2012 inauguró la instalación con 390 columbarios.

El primer club de fútbol en dar el paso adelante fue el Atlético, en 2009. A la presentación del espacio acudió Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado del Atlético, entre otros representantes del club, y Huertes y Bach, en representación de Giem. “En su momento se pensó que era una buena idea, que iba a tener éxito”, cuentan ahora fuentes del club. “Pero la realidad es que no funcionó y se está buscando una solución porque no parece un buen modelo de negocio”, añaden. Por eso, el club se encuentra ahora en conversaciones con la empresa para rescindir el contrato.

Kiko y Adelardo

Estas negociaciones han encontrado un problema logístico que ha complicado esta desvinculación: la mudanza al Wanda Metropolitano la temporada que viene. Además, tampoco se ha decidido qué se va a hacer con los columbarios que hay ahora ocupados en el Calderón. En el club aseguran que este es otros los puntos importantes, que se quiere acabar con la empresa de la mejor manera posible y hacer las cosas bien.
El espacio, de 600 metros cuadrados, está ubicado en el antiguo gimnasio del club, debajo de la grada sur, y tiene una capacidad de 2.500 columbarios, cuyo precio oscilaba entre 1.500 y 4.000 euros y se podía contratar para 50 años. Figuras relevantes del club como Kiko Narváez y Adelardo Rodríguez reservaron en su momento una urna.