Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadal tira de oficio ante Mahut

El balear firma otro triunfo muy trabajado (6-4 y 7-6) y abordará a Sock en los cuartos. Respecto a su ausencia en la Davis, declara: "Necesito cuidar mi físico para estar sano y alargar al máximo mi carrera"

Nadal celebra un punto durante el partido contra Mahut. AFP

Costó bastante, o seguramente más de lo que en un principio se podría pensar. En un pulso muy trabajado otra vez, Rafael Nadal derrotó a Nicolas Mahut (6-4 y 7-6, en 1h 34m) y progresó hacia los cuartos de final del Masters de Miami, aunque la victoria del balear dejó una doble lectura. En la gira americana sobre cemento, Nadal no termina de encontrar las buenas sensaciones; desde luego no las mejores, pero como contrapartida, tanto en Indian Wells previamente como ahora en Cayo Vizcaíno ha conseguido destrabar varios partidos que en otros tiempos no muy lejanos hubiesen terminado de un modo bien distinto.

Al igual que en la ronda anterior, contra Philipp Kohlschreiber, el español sacó adelante el partido sin jugar excesivamente bien; con mucho oficio otra vez, con el control suficiente, pero sin brillo, o al menos sin la luz que desprendió durante el primer mes del curso. No obstante, Nadal carbura y avanza, que tal vez sea lo que demanda ahora mismo un escenario complejo como el de Miami, y en la siguiente parada, la próxima madrugada (3.00, M+D2), se topará con un pegador peligroso: Jack Sock (1,91 y 84 kilos), estadounidense de 24 años, 17º en el ranking y en franco crecimiento. Ante él, dos precedentes y los dos positivos: hace dos años en Roland Garros y Pekín.

Esta temporada, Sock ya ha levantado dos títulos (Auckland y Delray Beach) y se ha apuntado varias victorias de mérito, así que a Nadal probablemente le haga falta un punto más. Porque contra Mahut, un veterano de 35 años, buen sacador y con pericia en la red, le faltó una dosis extra de agresividad. Resolvió bien, sin ningún apuro, con un estacazo certero en el primer parcial (break para 5-4) y sangre fría en la muerte súbita del segundo; dejó buenas cifras (solo siete puntos cedidos con los primeros servicios, 26 golpes ganadores y 11 errores no forzados), pero a su tenis le faltaron chispazos, revoluciones.

Su triunfo fue una labor de demolición, porque como ha venido ocurriendo últimamente con otros rivales, Mahut se le tiró a la yugular sin miramientos. El de Angers se aplicó de maravilla con el revés y logró estirar la tarde más de lo previsto, pero la fiabilidad de Nadal le derribó. El francés, sacador, falló cuando tal vez menos se esperaba, en el tie-break, y el español alcanzó la ronda de los cuartos de Miami tres años después. Ahí espera Sock (6-2 y 6-1 a Jared Donaldson), adversario trampa, un kamikaze que revienta la pelota. Y paralelamente, por la misma rama del cuadro, deambula Kei Nishikori (6-3, 4-6 y 6-3 a Federico Delbonis), el hipotético rival en las semifinales.

El que no estará en la próxima ronda será Roberto Bautista, que a pesar de rendir a un gran nivel frente a Roger Federer fue derrotado por el suizo: doble 7-6 en 1h 57m. El castellonense tuvo sus ocpiones, como el 5-4 y saque a favor del primer set, pero no supo cerrar y el de Basilea anudó la victoria en los dos tie-breaks. Pese a su magnífica actuación, el balance de Bautista con Federer sigue siendo rotundo: seis partidos, seis derrotas y ningún parcial en su bolsillo. Este miércoles, el ganador del Open de Australia e Indian Wells se enfrentará a Tomas Berdych (6-3 y 7-5 a Adrian Mannarino).

Nadal, sobre su ausencia en la Davis: “Para mis rodillas es veneno hacer cambios drásticos”

Nadal, al resto durante el partido contra Mahut. EFE

La ausencia de Rafael Nadal en el próximo compromiso de España en la Copa Davis, del 7 al 9 de abril en Belgrado, era previsible. El jugador ya lo dejó entrever hace dos semanas en Indian Wells, aduciendo la carga del calendario y la dificultad de compatibilizar los cambios de superficie, y ayer lo reiteró.

"Hoy día es una situación prácticamente imposible para mí. Para mis rodillas es veneno hacer este tipo de cambios drásticos. Hay que hacer los cambios de manera progresiva", manifestó el mallorquín, según recoge la agencia EFE, en la rueda de prensa que ofreció tras jugar contra el francés.

"Todo hubiera sido diferente si la eliminatoria hubiera sido en casa y en tierra. Me encantaría estar con el equipo, pero voy a cumplir 31 años y los que me conocen de cerca saben que he sufrido bastante con las lesiones y se deben hacer las cosas de la mejor manera para evitar lesiones", continuó.

"Tengo que organizar mi calendario de la forma más acorde posible para intentar evitar cambios drásticos de superficie, sobrecargas de partidos y entrenamientos", añadió el de Manacor, que trnasmitió un mensaje de ánimo a los compañeros que disputarán la serie contra Serbia: "Espero que el equipo responda y podamos estar en semifinales. Entiendo la dificultad y si juega Djokovic será peor, pero a estas alturas... Lo siento, pero necesito cuidar mi físico para estar sano y alargar al máximo mi carrera".

Más información