Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La selección femenina de Irlanda: “Es humillante que tengamos que cambiarnos en baños públicos”

Las internacionales se rebelan contra la federación por la precaria situación laboral: "Pagamos para jugar para nuestro país"

La selección de Irlanda, tras la rueda de prensa del martes. Ampliar foto
La selección de Irlanda, tras la rueda de prensa del martes. Getty

El fútbol femenino vuelve a rebelarse contra los estamentos tradicionales. En esta ocasión, la voz la han alzado 14 jugadoras de la selección de la República de Irlanda en protesta por las precarias condiciones de trabajo. Denuncian, entre otras cosas, la ausencia de una compensación económica por cada partido. También, que en varias ocasiones se hayan visto obligadas a cambiarse en los baños de los aeropuertos en los viajes con la selección: no tienen chándal propio y tienen que compartirlo con jugadoras de categorías inferiores. Para esta reclamación las futbolistas, que amenazan con una huelga, han contado con el respaldo del sindicato de jugadores de Irlanda (PFAI), pero la federación no lo reconoce como su interlocutor.

"Es humillante tener que ir a un baño público para cambiarte. No cuesta mucho darle al equipo un chándal para viajar. De hecho, me da vergüenza hasta hablar de esto", aseguró el martes la capitana Emma Byrne, jugadora del Arsenal Ladies, 127 veces internacional con Irlanda, en una rueda de prensa.  "Básicamente, estamos pagando para jugar para nuestro país", lamenta Aine O'Gorman, de 27 años, en declaraciones recogidas en la página web de FIFPro, el sindicato mundial de jugadores. Además de futbolista, O'Gorman trabaja a jornada completa como entrenadora personal. "Tenemos que pedir días libres en el trabajo para la selección, pero no recibimos nada a cambio. En 2016, estuve fuera más de 40 días con la selección nacional", añade.

Las jugadoras estudian si acompañar la protesta con un boicot. El 10 de abril el calendario les cita en un amistoso contra Eslovaquia en Dublín y amenazan con no presentarse. Entre sus reclamaciones, exigen que el PFAI les represente. Durante 18 meses, según explica FIFpro, el sindicato ha estado admitiendo mujeres.

La federación irlandesa ha respondido con un comunicado lamentando el ultimátum de las internacionales y asegura que las jugadoras han rechazado cinco invitaciones para sentarse a negociar. "La federación ha accedido a participar en un proceso de mediación; sin embargo, las jugadoras han decidido de todas formas dar el siguiente paso con una conferencia de prensa de la PFAI, en lugar de un encuentro con un mediador de consenso", dice la nota. La FAI está dispuesta a discutir temas como la oferta económica, un entrenador de porteras o condiciones de viaje. 

La rebelión de Irlanda se suma a otras batallas que se han librado en fútbol femenino en los últimos años. La última ha acabado este mismo martes con acuerdo entre la selección de Estados Unidos, vigente campeona del mundo, y su federación después de una larga negociación. Las jugadoras llevaban tiempo denunciado la desigualdad entre los salarios de la selección masculina y la femenina. Los detalles del acuerdo no se han desvelado, pero según asegura The Guardian algunas jugadoras podrían doblar sus ingresos, por lo que han celebrado la conquista.

En el histórico de protestas destaca también la que protagonizaron en 2014 un grupo de 61 jugadoras internacionales, en el que estaba la capitana de España Vero Boquete. Las futbolistas se levantaron contra la decisión de la FIFA de disputar el Mundial de Canadá de 2015 en césped artificial, como finalmente ocurrió. Después de ese torneo, el motín estalló dentro de la propia selección española. Las jugadoras escribieron una carta abierta denunciando los métodos arcaicos del seleccionador Ignacio Quereda, que llevaba 27 años en el cargo, y pidieron su dimisión. La protesta acabó con el despido del entrenador y la llegada de Jorge Vilda, que ha revitalizado a un equipo que aspira a todo en la Eurocopa de este verano.