Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la Cruz acaba con la siesta y es líder en la Vuelta al País Vasco

El ciclista catalán gana en San Sebastián la tercera etapa y comanda la clasificación general

De la Cruz gana la tercera etapa de la Vuelta al País Vasco.
De la Cruz gana la tercera etapa de la Vuelta al País Vasco. EFE

Hay historias enormes, hermosas, intrigantes basadas en las escapadas, las escaramuzas, en lo inesperado. En las más grandes contiendas, la resistencia tiene siempre el romanticismo de la victoria o la derrota colgada de un hilo, de un segundo, de dos, de tres, antes de que llegue el ejército regular y te pase por encima. La Vuelta al País Vasco encontró a su pequeño gran héroe, el antídoto contra la monotonía, David de la Cruz, catalán de Sabadell, con una victoria en la reciente París-Níza, que supo emboscarse en la niebla del último puerto, Mendizorrotza, para escapar de la dictadura de un ejército que perdía efectivos por doquier y plantarse en San Sebastián midiendo los segundos, uno, dos, tres, y las pedaladas, cuatro, cinco, seis, para cruzar la línea de meta como ganador de la etapa, ligero de equipaje, y nuevo líder de la general, la ilusión rebosante en el zurròn.

No hay como poner unos cuantos puertos seguidos, por flacos que sean, un poco de lluvia, algo de niebla, humedad y sensación térmica negativa, para que la carrera se desperece, se estire como quien se levanta de la siesta pensando que llega tarde a alguna parte. El pelotón se fue deshilachando como un pantalón de oda, casual los llaman. Que se quedan este y aquel y el otro, y se queda el líder, Matthews,que lo suyo es esprintar, no el premio de la montaña, y Samuel Sánchez, y Simon Yates, un pinchazo le hizo perder minuto y medio, que podría parecer que van a cazar pero nadie quiere ser cazado. Porque el Movistar, el Sky no luchan por la unidad sino por quebrar de una vez el pelotón para que los elegidos lleguen al sábado en la contrarreloj con pocos invitados a la mesa.

Asó que a correr. Cazaron la escapada obligatoria, la fuga funcionarial de nueve ciclistas que fueron cayendo como se come una tarta, a trozos. Fuglsang y De Marchi fueron los que más resistieron, incuso el italiano un poco más que el danés hasta que el estómago del ejército, ya reducido, se lo comió a 20 kilometros. Quedaba el puerto final, a 10 kilómetros de meta, tercera categoría pero ritmo infernal en el trayecto. Y fresquito. Y niebla , nada mejor para las emboscadas, para las escaramuzas . Y Contador tranquilo, dejando los sobresaltos esta vez para Valverde, que tuvo que cambiar de bicicleta por un pinchazo y coger la de su compañero Gorka Izagirre, con la que al final fue tercero en la etapa disputando el segundo puesto al polaco Kwiatkowski en el sprint del minipelotón.

Pero David de la Cruz ya había llegado tres segundos antes, sin mirar jamás atrás, pero con tiempo para amoldarse en la bici y celebrar la victoria con calma mientras por detrás se escuchaba el bisbiseo de los radios y los tubulares del ejército derrotado. El maquis se había escapado una vez más.

Clasificaciones

-Etapa.

1. David De La Cruz (ESP/Quick-Step) 3:54:25.

2. Michal Kwiatkowski (POL/Team Sky) a 3.

3. Jay McCarthy (AUS/BORA) m.t.

4. Alejandro Valverde (ESP/Movistar) m.t.

5. Giovanni Visconti (ITA/Bahrain) m.t.

-General.

1. David De La Cruz (ESP/Quick-Step) 12:14:54.

2. Jay McCarthy (AUS/BORA) a 3.

3. Alejandro Valverde (esp/Movistar) m.t.

4. Michal Kwiatkowski (POL/Team Sky) m.t.

5. Patrick Konrad (AUT/BORA) m.t.