Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez Flores lucha contra el pasado

El técnico blanquiazul remarca la buena temporada del Espanyol sin mirar a los cursos anteriores

Sánchez Flores, en el duelo ante el Athletic. Ampliar foto
Sánchez Flores, en el duelo ante el Athletic. EFE

Acostumbrado a convivir con la frustración, en ocasiones con el fantasma del descenso acariciándole los talones, a veces con la ilusión de clasificarse para competiciones europeas, el Espanyol imaginó un futuro mejor con la llegada Chen Yansheng y sus billetes. El empresario chino invirtió 15 millones de euros en fichajes, Quique Sánchez Flores se puso al mando del proyecto y asomó (de nuevo, esta vez parecía que con más sentido) la palabra Europa. Un asunto digno de diván en la casa blanquiazul, porque cada vez que el equipo merodea los puestos que otorgan el pasaporte para las ligas continentales, el Espanyol pincha y el entorno muestra las uñas. Un mal cíclico en los últimos años, potenciado esta temporada con la inversión de Yansheng.

“Luchamos por evitar el pesimismo”, resolvió, tajante, Sánchez Flores. El madrileño asumió una doble función. Por un lado es el encargado de liderar a sus muchachos y, por el otro, tiene un rol freudiano con su hinchada, decepcionada tras el baño de realidad que le pegó el Athletic, el martes pasado en San Mamés. “No queremos que los errores del pasado nos nublen lo que está siendo un año fantástico. Está plantilla está confeccionada para lo que está haciendo. Hay proyectos mejores como el del Valencia y el del Celta, que están por debajo de nosotros en la Liga. Solo veo a un equipo, como el Eibar, que está por encima y no debería”, explicó. El Espanyol, noveno en la Liga, tiene un presupuesto de 78 millones, por los 77 del Celta (décimo en la tabla) y los 49 del Eibar (octavo). El Valencia (duodécimo) está lejos, puede gastar hasta 129 millones.

Pide humildad

Sánchez Flores insistió una y otra vez en su idea: “Hay que ser humildes”. Y se miró en el espejo del Alavés, su rival de hoy (13.00, beIN), que tiene un presupuesto de 50 millones y marcha undécimo. “Ellos saben disfrutar lo que nosotros no. Saben que están en un lugar de privilegio, en la mejor liga de Europa junto a la Premier”, aseguró. Y completó: “Nosotros estamos en un curso para disfrutar. Hemos luchado para eliminar eso que nos hace pequeños, es una lástima que miremos atrás”. El Espanyol piensa en el futuro; mientras Sánchez Flores lucha por derrotar al pasado.

Más información