Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valverde, el imparable

El murciano gana la Vuelta al País Vasco tras vencer a Contador en un mano a mano apasionante

Valverde, a su llegada a la meta.
Valverde, a su llegada a la meta. EFE

No para. Alejandro Valverde no para ni en los semáforos, ni en las curvas, ni en los empedrados. No para y no paró hasta que se llevó la Vuelta al País Vasco en la contrarreloj final de Eibar (27,7 km) donde solo el exesquiador Primoz Roglic, que ya había vencido en la accidentada meta de Bilbao, fue más rápido que él. Nueve segundos más rápido el esloveno que el español. Pero esa era otra batalla. La guerra estaba planteada entre Contador y Valverde con algunas opciones para Jon Izagirre, reconocido contrarrelojista. Y la batalla la ganó el murciano con la emoción que produce el tartamudeo del cronómetros. Que si pierdo siete, seis, cinco, cuatro, tres segundos; que si ahora gano dos, tres cuatro, cinco.

Contador partía con tres segundos de desventaja en la clasificación general, lo que era mucho o poco según se mirase. La impresión es que se trataba de una amenaza secundaria en un recorrido con un perfil sinuoso, hacia arriba de salida y hacia abajo después con algunos repechos para cimbrearse en la bicicleta. Contador tan habituado a cambiar de bicicleta en esta carrera por pinchazos o caídas, esta vez la cambió por gusto, por estrategia: convencional al principio, de contrarreloj después para cortar el viento. La primera para estirar los brazos y brincar sobre la bici, la segunda para acodarlos en el manillar que simula un mostrador. Valverde hizo todo el recorrido con la misma.

Y comenzó mejor Contador que en el kilómetro 12,7, al final de la subida, aventajaba al murciano en nueve segundos. En ese momento era virtual líder. Incluso después fue aumentando la ventaja hasta los 11, 12 segundos. Claro que la distancia entre ambos falseaba los datos porque el trazado por el que circulaban uno y otro era distinto. En cualquier caso, lo previsto es que Contador fuera más poderoso al principio, en la parte más exigente del trazado, y Valverde recortase después. Y así fue. Valverde fue de menos a más, como si en vez de la carretera solo viese su cronómetro, tic, tac, tic, tac, que venía a medir las pulsaciones de su ilusión.

Clasificación

ETAPA.

1. Primoz Roglic (SLO/Lotto NL-Jumbo) 35m 58s.

2. Alejandro Valverde (Movistar) a 9s.

3. Ion Izagirre (Bahrain-Merida) a 15s.

4. Alberto Contador (Trek Segafredo) a 23s.

5. David de la Cruz (Quick Step Floors) a 34s.

GENERAL

1. Alejandro Valverde (Movistar) 20h 41m 25s.

2. Alberto Contador (Trek Segafredo) a 17s.

3. Ion Izagirre (Bahrain-Merida) a 21s.

4. David de la Cruz (Quick Step Floors) a 44s.

5. Primoz Roglic (SLO/Lotto NL-Jumbo) a 59s.

Luchaba el uno, Contador, por ser el único que ganaba cinco veces la Vuelta al País Vasco superando a González Linares, que tiene cuatro como él. Y luchaba el otro por ganar por primera vez una carrera que se le resistía como un asfalto rugoso. Lo consiguió Valverde, que no para, que va como un tiro tras ganar en Murcia, Andalucía y Catalunya. El mano a mano fue espectacular, de esos que convierten la monotonía de una contrarreloj en algo trepidante, como poner música en un atasco y disfrutar de la melodía. Rock duro, más concretamente. Cuando todo acabó, Valverde vestido de un amarillo que nadie le iba a quitar ya, siguió con la bicicleta como masticando la victoria, degustándola. Y cuando masticó el último trozo, solo entonces, dio un par de alaridos, sujetado en los alto por uno de los miembros del equipo. Y es que el ciclista solo es feliz cuando todo acaba, cuando realmente todo acaba. Ni un metro antes, ni un metro después.

Más información