Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marc Márquez: “Sí, la moto es difícil de llevar, pero estaba liderando la carrera”

Una Honda inestable, los baches del circuito de Termas y la necesidad de calzar la goma más dura para ser competitivo acabaron con el campeón del mundo en el suelo

Caída de Marc Marquez en la carrera del GP de Argentina Ampliar foto
Caída de Marc Márquez en la carrera del GP de Argentina. EFE

Cuando el jueves llegó circuito de Termas de Río Hondo y dijo aquello de que empezaba el curso como lo había hecho el año anterior, “a remolque”, algunos restaron valor a sus palabras. Pero la lectura que hizo Marc Márquez de su inicio de Mundial resume el estado de las cosas en la casa de Honda: “En Qatar, con el duro podríamos haberlo hecho mejor, pero también podríamos habernos caído”, había afirmado. Si en la primera carrera del año se le tachó de conservador –él mismo incluso entonó el mea culpa–, en Argentina, segunda carrera del curso, puso el duro y se cayó.

La casa del ala dorada ha cambiado este invierno radicalmente la dirección de su proyecto. Ha apostado por un motor big bang, que debería hacer la moto más manejable. Y en ello están. Pero en el camino, hasta que den con la tecla, los pilotos deben andarse con cuidado: por las deficiencias de su moto en aceleración y velocidad punta y porque no es todo lo fácil de llevar que dice la teoría. De entrada, se ven forzados a usar el neumático duro si quieren ser competitivos. Es la goma que les permite ser agresivos en frenada y recuperar a la entrada de las curvas lo que pierden a la salida, al abrir el gas. Pero eso conlleva unos riesgos. Como se vio en Termas.

“Escoger el neumático duro de delante conlleva este riesgo, por eso no lo escogí en Qatar, porque a la mínima que pasas un bache un pelín más rápido o lo que sea es mucho más fácil bloquear la rueda delantera. Y eso es lo me ha pasado este domingo y lo que le ha pasado también a Dani (Pedrosa). Pero Cal (Crutchlow), por ejemplo, iba con el mismo neumático y lo ha podido gestionar bien. Si queremos sacar nuestro potencial en la frenada tenemos que usar ese neumático. Hoy no ha salido bien, pero esperemos en el futuro que salga mejor”, concedía el piloto tras la carrera.

Crutchlow, también una Honda del equipo privado LCR, tenía una visión parecida: “Creo que sé por qué cayó Marc, porque tiró como un animal desde la salida. Aunque, normalmente, él es capaz de tirar así, yo lo veo de lejos y pienso poco a poco en ir acercándome a él, pero hoy ha cometido un error. Ya sabemos también que la moto es crítica en estas situaciones. Nosotros necesitamos correr con el neumático duro, pero cuando la moto se mueve un poco es difícil de controlar”.

“Es el nuevo carácter del motor, pero tenemos que encontrar el camino”, reconocía el campeón de 2016, que ya tuvo que vérselas con una moto muy tozuda entonces. Buscarán el camino trabajando con la electrónica y otras piezas que puedan tener incidencia en el rendimiento del motor, como los escapes, por ejemplo. “La moto es difícil de llevar, pero yo estaba liderando la carrera y Cal ha acabado en el podio”, remató. Claro que Márquez no fue el único que se fue al suelo. Hubo más. Y uno de ellos fue su compañero Pedrosa, que se cayó del mismo modo y en el mismo punto del circuito. “Este neumático me daba muy buenas sensaciones, pero todas las veces que lo he usado me he caído. La moto era muy inestable este fin de semana pasando los baches. Cuando me he caído, se me ha movido y se me ha ido de delante”, explicaba él.

Márquez, a quien nadie descarta de la lucha por el título, confía en enmendar los errores en Austin, su circuito fetiche, donde ha ganado los cuatro años precedentes. “Estoy enfadado conmigo mismo porque sé que el error de este domingo penaliza en el campeonato y sé que la regularidad es muy importante. Pero, al final, me he caído intentándolo, no paseándome”. Y añadió: “Son muchos los puntos de diferencia con Viñales (37), pero lo positivo es que quedan muchas carreras por delante. Austin puede ser un buen sitio para volver al podio. Necesitamos un poco de estabilidad”.

Más información