Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sahin se emociona al recordar el atentado: “Somos humanos”

El centrocampista del Dortmund relata cómo vivió el ataque y las horas posteriores: "Nunca olvidaré las caras de mis compañeros"

Sahin, Papastathopoulos, Piszczek, Ginter y Weigl,tras perder con el Mónaco.
Sahin, Papastathopoulos, Piszczek, Ginter y Weigl,tras perder con el Mónaco. AP

Sahin dice que nunca olvidará las caras de sus compañeros cuando el autobús en el que viajaba su equipo fue atacado con artefactos explosivos. "Se me pone la carne de gallina. Cuando vi a Bartra y a Schmelzer... Nunca olvidaré sus caras", aseguró el centrocampista del Dortmund en la zona mixta del Signal Iduna Park tras ser derrotado por el Mónaco en la ida de cuartos de final de la Champions.

El futbolista turco relató cómo vivió las horas posteriores al atentado: "Es difícil explicarlo, encontrar las palabras adecuadas. Lo hemos visto muchas veces en televisión, pero siempre ocurría muy lejos de nosotros. Incluso en Estambul, en mi país, en año nuevo, fue más cerca pero no tanto. El martes vimos lo que es estar en una situación como esa y no se lo deseo a nadie".

Visiblemente afectado, Sahin expuso todo lo que le había pasado por la cabeza desde ese momento. "Sé que el fútbol es muy importante. Amamos el fútbol", continúo, "y sé que ganamos mucho dinero, que tenemos una vida privilegiada, pero somos humanos. Hay mucho más que fútbol en este mundo y ayer pudimos verlo". En el partido contra el Mónaco, Sahin entró en el terreno de juego tras el descanso como recambio de Bender. "Sinceramente, hasta que no estuve en el campo en la segunda parte no pensé en fútbol. Anoche aún no me había dado cuenta de lo que había pasado. Cuando llegué a casa, con mi mujer y mi hijo esperando en la puerta, vi lo afortunado que hemos sido". 

El partido, que se tenía que haber disputado el martes, se aplazó un día. "Nos hubiera gustado tener más tiempo para recuperarnos", lamentó Tuchel, entrenador del Dortmund. "Nos han tratado como si nos hubieran tirado una lata de cerveza al autobús".