Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esto es lo que verá Fernando Alonso desde su coche en las 500 Millas de Indianápolis

EL PAÍS recorre el circuito ovalado en el que el piloto español correrá el 28 de mayo

Recorrido por el circuito de Indianápolis, con cámara subjetiva.

Fernando Alonso se encontrará el próximo 28 de mayo con un escenario nuevo para él: un circuito en óvalo. El piloto español participará en la legendaria 500 millas de Indianápolis con el prestigioso equipo Andretti Autosport, con el que tendrá que trabajar antes para adaptarse a las características especiales de la prueba.

Durante más de tres horas, Alonso rondará de manera constante los 400 kilómetros por hora en un circuito con una longitud de 4,023 kilómetros. Para ganar, tendrá que cruzar en primera posición tras completar 200 vueltas, con una estrategia de seis paradas que suele ser común a todos los corredores. El óvalo tiene cuatro curvas y duran unos seis segundos, según explica Raúl Prados, ingeniero de pista de Juan Pablo Montoya en Penske, el equipo más poderoso de la parrilla. A la curva uno, por ejemplo, se llega a unos 380 kilómetros por hora.

Además de la alta velocidad y la cercanía del muro, siempre a la derecha del monoplaza, el piloto tiene que soportar unos picos de más de 4 g laterales (un g mide la aceleración que produce la gravedad de la tierra sobre cualquier objeto). Esa sensación de inercia, en la que parece que el corazón vaya a salir del cuerpo, solo suele molestar a los corredores en la primera toma de contacto con el trazado. 

Una de las principales diferencias entre la IndyCar y la Fórmula 1 es la igualdad entre los coches en la carrera americana. Todos comparten chasis, las suspensiones, frenos... Prácticamente todo menos el kit aerodinámico y el motor, de los que hay dos, uno fabricado por Honda y otro por Chevrolet; y los amortiguadores, que cada equipo puede diseñar por su cuenta. Esto último puede marcar una gran diferencia entre los coches. Otra de las peculiaridades de la carrera es que solo hay un tipo de neumáticos y las ruedas de la izquierda son más pequeñas que las de la derecha, para poder girar mejor en la inclina pista de Indianápolis. Por seguridad, si llueve no se corre. 

 

Más información