Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Espanyol gana al Leganés y se lleva un triunfo que nunca buscó

Un gol de Baptistao en la última jugada del partido condena al equipo de Garitano

Leganes - Espanyol
Jurado cae ante Adrián Marín. EFE
LaLiga Santander Jornada 32

FINALIZADO

Era un partido de cero a cero, se notaba casi desde el pitido inicial. Pero el Espanyol se encontró con un triunfo que nunca buscó. Baptistao culminó maravillosamente un contragolpe en la última jugada del duelo y noqueó a un Leganés que puso más empeño y valentía, pero que perdió un punto que le hubiese dejado a seis del descenso. Los de Garitano cayeron en la trampa de Quique, que metió a su equipo atrás esperando que un error le diese la oportunidad de ganar y llevarse tres puntos que le permiten seguir soñando con Europa.

Leganés

4-2-3-1

Asier Garitano

13

Herrerín

2

Tito

5

Mantovani

22

Siovas

4

Adrián Marín

12

Morán

25

El Zhar

8

Gabriel Pires

21

Cambio Sale Timor Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Rubén Pérez

11

Cambio Sale Machís

Szymanowski

9

Cambio Sale Luciano

Guerrero

13

Diego López

16

Javi López

15

David López

23

Diego Reyes

12

Aarón Martín

18

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Javi Fuego

28

Marc Roca

7

Gerard

14

Cambio Sale Marc Navarro

Jurado

19

Cambio Sale Hernán Pérez

Piatti

10

Cambio Sale Leo Baptistao Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Caicedo

Espanyol

4-4-2 (D.P.)

Quique Sánchez Flores

Si el partido fue poco, la primera parte fue la nada más absoluta. Sin goles, sin ocaciones, sin fútbol. El Leganés fue el único que intentó algo, sin volverse loco porque un punto sirve para mucho tal y como están las cosas. Lo del Espanyol se entendía menos, ya que el emapate le dejaba definitivamente en tierra de nadie, definitivamente excluido de la lucha por la Europa League. Quique Sánchez Flores se limitó a poner dos líneas de cuatro para que los ataques locales rebotasen en ellas. Pese a contar con cuatro jugadores de claro perfil ofensivo (Jurado, Piatti, Caicedo y Gerard Moreno), los visitantes apenas cruzaron de mediocampo con el balón controlado.

El Leganés demostró algo más de voluntad, pero Asier Garitano tiene claro que con lo que le cuesta a su equipo marcar goles (solo 26 en 31 partidos) lo principal es no descubrirse mucho atrás, máxima que cumplió hasta el descuento. Szymanowski era, como de costumbre, el más peligroso de los pepineros, pero siempre estuvo demasiado solo en sus intentonas.

La tensión hacía que la intensidad en el césped y en la grada no decayese, y tras el descanso ambos equipos se vinieron un poquito arriba. Sin volverse loco, el Espanyol adelantó una pizca sus líneas y con los delanteros más cerca del área contraria el peligro llegó. Tuvo Caicedo la mejor del partido con un disparo que sacó Herrerín, pero hubiese sido demasiado premio para un equipo tan cicatero.

Con el encuentro más abierto, el Leganés se mostró más cómodo a la hora de atacar. Gabriel secundó a Szymanowski y casi todo el fútbol pepinero pasaba por sus botas. Si algo le faltó al cuadro madrileño, fue inquietar más a Diego López. El meta del Espanyol vivió el duelo bastante tranquilo. Algunos disparos centrados y varios centros pasados era muy poco para desestabilizar a una defensa y un portero tan solventes.

El Lega estaba a un gol de casi certificar su permanencia y se lanzó a buscarlo cuando tenía la pelota, que era casi siempre porque el Espanyol se la regalaba sin ningún pudor. Es un equipo valiente este de Asier Garitano, va a buscar al rival bien arriba y ataca con bastante gente, pero tiene claro que en cuanto pierden el control del esférico todos tienen que volver a sus posiciones defensivas y activar el chip de la presión intensiva. El mayor problema de este equipo es que no hace goles. Posiblemente, con un delantero que aportase una docena de goles, el Leganés estaría disfrutando tranquilamente en este su primer año en Primera.

El Espanyol sí que tiene esos atacantes, pero Quique Sánchez Flores tiene otras prioridades, como mantener la puerta a cero, y las antepone por encima de buscar el gol. Los últimos minutos fueron un pequeño asedio del Leganés. Un disparo de El Zhar que repelió de nuevo un muy bien colocado Diego López. Tan escasa era la amenaza del Espanyol que el equipo local se confió y perdió algo de tensión defensiva. Un mal pase de El Zhar fue cortado por la defensa españolista, muy atrás, pero el Lega estaba muy arriba y una simple combinación de pases entre Gerard y Baptistao dejó solo a este último ante Herrerín, que no alcanzó a rechazar la vaselina perfecta del brasileño. Un premio excesivo para el Espanyol y una condena injusta para el Leganés.

Más información