Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Márquez: “Todavía no estamos preparados para arriesgar”

El piloto de Honda, a 37 puntos de Viñales, busca remontar en Austin, su circuito fetiche, después del error en Argentina

MotoGP GP Las Americas Ampliar foto
Marc Márquez, en la conferencia de prensa del GP de Las Américas. Bongarts/Getty Images

Asume Marc Márquez, campeón del mundo, que en este inicio de temporada necesita un poco de la mentalidad del 2016, cuando fue más cerebral que nunca antes desde su llegada a MotoGP. Le cuesta no dejarse llevar por sus sensaciones y por su talento. En parte por eso acabó con un cero en el último gran premio –una moto que todavía no anda como le gustaría y que necesita muchos cambios para adaptarse de un trazado a otro también influyeron–, pues en Argentina, según él mismo reconoció este jueves, asumió algún riesgo más de los que debía: “Me sentía tan bien que no me di cuenta de que todavía no estamos preparados”.

En Termas del Río Hondo ocurrió que dio un salto adelante. Trabajó bien en los libres y el domingo por la mañana mejoró uno de los principales problemas que afecta a la Honda desde hace meses: la aceleración. Pero todo tiene un pero. “Antes de la carrera cambiamos bastante la puesta a punto, me encontraba bastante bien con la moto, y quizá en carrera ese exceso de confianza me hizo salir al 100%. Mejoramos la salida de curva, la conexión con el agarre trasero. El caso es que al mejorar un aspecto, hay otros puntos que cambian. Me cambiaron, por ejemplo, las sensaciones con la frenada. Y me caí en frenada.

Aunque no estaba yendo al límite, al variar tanto la puesta a punto de un circuito a otro eso hace cambiar un poco las reacciones de la moto en caso de un imprevisto, como ocurrió”, relata ahora.

En solo dos carreras son 37 puntos los que le separan del líder de la clasificación, Maverick Viñales, ganador de las dos primeras citas. Y 37 son muchos, reconoce. “Una carrera y media”. Y sigue: “Pero lo positivo es que todavía quedan 16 carreras, así que a ver si este es un circuito bueno para darle la vuelta al 2017”, señala en referencia al llamado Circuito de las Américas, en Austin, donde ha ganado todas las carreras disputadas, desde 2013. Es un trazado ancho, rápido, y que se corre en el sentido contrario a las agujas del reloj, con más curvas a la izquierda que a la derecha. Y eso a Márquez siempre le gustó. Lo ha demostrado con resultados en los últimos años y se aferra a esas estadísticas para frenar al nuevo protagonista de MotoGP, Viñales, que quiere dar un golpe de efecto con una tercera victoria consecutiva.

El de Cervera, que nunca empezó el año sin ganar, al menos, una de las dos primeras carreras del año, ansía un buen resultado para saciar su hambre. Asegura que no siente presión. “Pero hay ganas de que llegue un buen resultado esta temporada. Me da rabia que todavía no haya llegado porque el nivel está ahí y me encuentro con confianza”, apunta. Su rival no le da tregua. Quiere ganar. “Sé que si nosotros damos nuestro 100%, llevaremos a los rivales a dar el suyo y eso quiere decir que hay más posibilidad de error, pero Marc aquí siempre ha estado fantástico, así que quizá sea él quien nos haga ir más allá. Habrá que hacer una carrera muy inteligente y pensar que el campeonato es muy largo”. Ya cuenta una victoria en este trazado, en Moto2, el 2014. Y asegura que le viene como anillo al dedo: “Austin encaja con mi estilo porque tiene muchas curvas seguidas, y rápidas, como en el sector uno, eso a mí me va muy bien; y la moto también encaja muy bien con circuitos de ese tipo. Además, hemos mejorado la frenada”, avisa.

Más información