Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

En la pista, Sharapova encuentra la paz

La rusa gana en su regreso y afirma que debía “crecer como persona”, mientras otras compañeras siguen llamándola “tramposa”. El 16 de mayo se anunciará si Roland Garros le concede una invitación o no

Sharapova sirve durante el partido contra Vinci en Stuttgart.
Sharapova sirve durante el partido contra Vinci en Stuttgart. AP

En medio de la tormenta, Maria Sharapova regresó. 15 meses después de que disputase su último partido y expirado ya el plazo de su castigo por dopaje, la rusa pisó la tierra batida de Stuttgart y derrotó a la italiana Roberta Vinci por 7-5 y 6-3, en poco más de hora y media de partido (1h 43m). Fue una reincorporación sumamente protocolaria y estudiada, en un marco de corrección. El comedido público alemán recibió con neutralidad a la rusa (30 años), sin ningún tipo de alborozo ni tampoco mensajes de rechazo. Frialdad, en general. Muy a la alemana. Tampoco ninguna estridencia en su presentación. Masha hizo el paseíllo de rigor hacia la pista sin regalar una sola sonrisa y luego venció.

Entonces su rostro ya contaba otra historia. “Es la mejor sensación del mundo”, expresó la siberiana, que sumó sus primeros 55 puntos y dio un primer brinco en el ranking. “Esos primeros segundos antes de entrar en la pista… He estado esperando esto durante mucho tiempo”, agregó la tenista, que en la siguiente ronda se enfrentará a su compatriota Ekaterina Makarova. “He pasado mucho tiempo sin golpear a la bola. No sabía cuándo volvería. En este periodo he intentado hacer una vida normal y distanciarme un poco de la raqueta. Sentí que debía crecer como persona y creo que lo he hecho”, prolongó la rusa, criticada estos días por un buen número de compañeras.

Encontró por fin Sharapova la paz, el confort que tanto deseaba —”soy una competidora, así que cuando compito es cuando mejor estoy”—. Allí, con un fastuoso deportivo de la marca que patrocina el evento (y de la que ella es imagen) en una de las esquinas, empuñó su herramienta, regresó al rectángulo de juego y se deshizo de una rival a la que le sacaba un palmo, y que dos días antes se había sumado al frente común de aquellas jugadoras que cuestionan su regreso, vía wild card (invitación).

463 días después, Sharapova volvió y venció. Eso sí, con un punto de óxido, pero encontró en la pista el mejor refugio, porque fuera, las críticas no cesan. Siguió el ruido, del mismo modo que continuará cuando desembarque en Madrid y Roma, los otros dos torneos que la han invitado. Y si la que se pronuncia es Eugenie Bouchard, una de las tenistas más deslenguadas del circuito, el titular está garantizado. “Ella es una tramposa y creo que los tramposos, en cualquier deporte, no deberían tener permitido volver a practicarlo nunca más. Es injusto para el resto de jugadoras y por parte de la WTA se envía el mensaje equivocado a los niños de que puedes hacer trampas y luego ser recibido con los brazos abiertos”, denunció la canadiense, 56 del mundo.

La WTA sale en defensa de Masha

Mientras tanto, el director ejecutivo de la WTA, Steve Simon, salió en defensa de Masha, el gran icono del tenis femenino junto a Serena Williams. “Hay que mirar a otros deportes para ver cómo han manejado la vuelta de estos jugadores. Vuelven rápidamente con sus equipos y empiezan a jugar”, señaló a la BBC. “Ella empieza desde cero y le va a afectar a su posicionamiento de cara a los grandes torneos, así que va a tener que pagar esa penalización por un tiempo. Si lo piensas, en otras ligas sancionan por media o, como mucho, por una temporada completa. Ella ha estado castigada un año y medio”, manifestó el directivo.

Con este ejemplo, la WTA envía el mensaje equivocado a los niños

EUGENIE BOUCHARD

De forma paralela, el presidente de la Federación Francesa de Tenis (FTT), Bernard Guidicelli, repitió que el 16 de mayo anunciará (18.00, a través de Facebook) si concede una invitación a la rusa para Roland Garros (a partir del 28 de mayo). "Insisto: no se ha tomado ninguna decisión. Sé que hay una gran expectación por parte de los medios y los aficionados, pero no estamos en un casting", comentó el directivo, que el día previo al anuncio se reunirá como el mandamás del grande francés, Guy Forget, para acordar el veredicto final.

"Con o sin wild card, el caso de Maria Sharapova es un asunto espinoso. Cada uno tiene su opinión", manifestó el rector del segundo Grand Slam del año. "Recibimos muchas llamadas de teléfono y mensajes de ciertas personas que intentan influir en la elección. Es un tema sensible, no se puede resolver a la ligera", concluyó el director del major galo.

MUGURUZA CAE ANTE LA 73 DEL MUNDO

Después de la reaparición de Sharapova, la que entró en escena y disputó su primer partido del año sobre arena fue Garbiñe Muguruza. No le fue bien a la hispano-venezolana (23 años), que perdió en la 1ª ronda del torneo alemán frente a Anett Kontaveit, de 21 años y 73ª del mundo. Ahora, la estonia será la adversaria de Sharapova o Makarova en los cuartos.

Muguruza, que no había podido disputar la Copa Federación el fin de semana previo debido a unos problemas físicos, cedió por 2-6, 7-6 y 6-1. No comenzó con buen pie su andadura en la arcilla el año en el que defiende el título de campeona de Roland Garros. Actualmente está instalada en el sexto peldaño de la WTA.

Más información