Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Willian José, un ‘nueve’ de los pies a la cabeza

El delantero brasileño de la Real Sociedad es el que jugador que más goles marca por alto, siete, más que Ramos y Morata

Willian José cabecea ante Musacchio, del Villarreal.
Willian José cabecea ante Musacchio, del Villarreal.

Había dudas. Siempre que se ficha un delantero centro hay dudas. ¿Cuándo acertará?, ¿qué rachas tendrá?, ¿será uno más en el equipo o sera él y luego el equipo? Inconscientemente, siempre que se ficha un nueve brasileño, prevalece el estereotipo de Brasil, hace tiempo desterrado pero resistente. Un ariete versátil, habilidoso, generalmente con buen disparo, pero... ¿un nueve cabeceador?

Cuando la Real Sociedad adquirió el 70% de sus derechos, Willian José (que presenta una planta de 186 centímetros de altura) tuvo la sensación de que por fin el tren llegaba a término después de tantas estaciones intermedias (São Paulo, Gremio, Santos, Real Madrid Castilla, Zaragoza...), siempre cedido por el Deportivo Maldonado, de Uruguay.

Gran dominio aéreo de los madridistas

El Real Madrid es el equipo de la Liga que más goles ha marcado de cabeza en la temporada, 25, por los 15 de la Real Sociedad, los 12 del Deportivo y los 10 de Málaga y Espanyol. El Barça ha marcado nueve. El Atlético, ocho.

Los mejores rematadores de cabeza del campeonato son Willian José, con siete dianas, y tres madridistas: Sergio Ramos y Morata, con seis, y Cristiano Ronaldo con cinco. Camacho y Gerard Moreno han marcado cuatro. Y tres suman Bale, Griezmann, Godín y Sergi Enrich.

Quién le iba a decir a la Real Sociedad que acaba de contratar a un cabeceador imponente, a un delantero centro clásico, que hoy lidera la clasificación de goles de goles de cabeza con siete testarazos, por delante de la trilogía madridista que forman Sergio Ramos, Morata, ambos con seis, y Cristiano Ronaldo, con cinco. ¿Quién diría que el futbolista nacido en Porto Calvo hace 25 años iba a parecer más un nueve europeo que brasileño? Hoy es el delantero brasileño de las grandes Ligas europeas con más goles conseguidos (12) y probablemente con más remates de cabeza (22).

Sí, había dudas, aunque su rendimiento en Las Palmas había sido satisfactorio (10 goles en 34 partidos). Dudas sobre su carácter, que se anunciaba introvertido, lo que en fútbol es lo más parecido a egocéntrico, que traducido al campo se denomina individualista. Un caso típico de ansia de triunfar para un trotamundos.

En la Real se padecía la orfandad de Agirretxe (56 tantos en 106 partidos), un goleador que había ido creciendo en el juego a pasos agigantados y que frenó en seco su progresión en diciembre de 2015 tras un choque con Keylor Navas en el Bernabéu. Desde entonces no ha vuelto a jugar, y la Real necesitaba un delantero centro como el comer. Juanmi, que tras demostrar su buen hacer en el Málaga saltó al Southampton, una aventura poco fructífera para el malagueño, es un futbolista ágil, de máxima movilidad, pero el nueve clásico llegó desde Canarias.

Abastecimiento continuo

Willian José ha respondido a la llamada de la Real, un equipo que no es un productor constante de centros al área —juega con un 4-3-3 desde la llegada de Eusebio—, que gusta del juego interior por la capacidad de sus jugadores de combinar a ras de césped, pero que tiene en Yuri, Xabi Prieto y Carlos Vela un abastecimiento constante de jugadas de peligro. El delantero brasileño está en todas: en los remates cercanos y lejanos, en las aperturas a las bandas para mover las barreras, y sobre todo en los remates de cabeza, cuando con su estatura se mueve como pez en el agua. De los 14 goles que ha marcado esta temporada entre Liga y Copa ocho los ha anotado con la cabeza y seis con la pierna derecha.

La Real es el segundo equipo que más goles de cabeza (15) marca en la Liga, por detrás del Real Madrid (25), que acapara esta clasificación, y tres por delante del Deportivo, tercero con 12. Curiosamente, equipos que habitualmente dominan esta clasificación como el Atlético (ocho) o el Athletic (seis) están muy lejos de la cabeza. Los estereotipos no funcionan siempre en el fútbol y no son de aplicación directa. Por ejemplo, se puede ser brasileño y gran cabeceador, como Willian José, jugando de los pies a la cabeza.