Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más libros que fotos

Mientras Luis Enrique no se pronuncia, Quique Sánchez Flores asegura preferir la lectura a hacerse la típica fotografía de la previa

Quique Sánchez Flores, en una sesión de esta temporada. Ampliar foto
Quique Sánchez Flores, en una sesión de esta temporada.

Mejor libros que fotos. Eso es, al menos, lo que piensa y dijo Quique Sánchez Flores cuando le cuestionaron por qué volvía a descartarse el encuentro entre los técnicos de los dos equipos de Barcelona, un retrato tradicional que comenzó en 2001, con Louis Van Gaal y Paco Flores, como respuesta a la multitud de peticiones de entrevistas e invitaciones de los periodistas alrededor de un mantel. Pero la relación de los entrenadores no es buena sino que se resquebrajó cuando jugaban en el Madrid y Luis Enrique se enteró de que su hoy homólogo blanquiazul les acusó a él, Míchel y Laudrup de enturbiar el ambiente del equipo de Valdano.

“No hubo tiempo. En la primera vuelta y ahora ha habido partidos entre semana y el tiempo que tengo libre lo dedico más al libro que estoy leyendo: El payaso que hay en ti”, respondió Sánchez Flores cuando le preguntaron al respecto. “¿La relación con Luis Enrique?”, le insistieron. “Estoy con el libro y lo paso fenomenal”, sentenció. Menos explícito e irónico estuvo el preparador azulgrana, que rechazó de plano hablar sobre cualquier tema que no fuera alrededor del balón. Así, no quiso responder a las palabras de Al Thani, el presidente del Málaga que aludió a la “escoria de Cataluña” porque mintió sobre el técnico Míchel, como tampoco se pronunció sobre que Munir dijera que le quiere dar la Liga a los azulgrana o acerca de la celebración de Messi en el Bernabéu. Por eso no sorprendió su respuesta respecto de la foto: “No tengo interés en comentar estas cosas que no tienen nada que ver con el tema deportivo. Ya hice bastantes comentarios en la primera vuelta”. Aunque lo cierto es que no los hizo, sino que se remitió a guardar silencio al tiempo que Quique Sánchez Flores explicó: “Me llevo bien con todos, pero estoy con los que quieren estar conmigo. Me considero maduro a mi edad, y no estoy para cosas menores”.

Luis Enrique, sin embargo, sí que habló del duelo. “Un derbi ya implica que es un partido especial y no sirven las referencias ni la clasificación”, se arrancó; “pero si todos los partidos fuera de casa son difíciles, pues más siendo al final del campeonato y siendo un derbi, dado que tienen especial motivación por jugar contra nosotros”. Recogió el testigo Sánchez Flores: “Este año es posible, estamos más cerca que otros años de afrontar con garantías este partido. Sabiendo de la dificultad que hay y de lo que se juega el rival, somos conscientes de que tendremos nuestras posibilidades. Ojalá acertemos para hacer el partido que queremos”.

Pero pase lo que pase, las únicas fotos que habrá de los dos serán de cuando se den la mano antes y después del choque.

Más información