Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Baptistao-Neymar, del patio del colegio al derbi catalán

Los delanteros brasileños, amigos desde la infancia, se medirán en el Espanyol-Barça

Baptistao celebra su gol ante Osasuna. Ampliar foto
Baptistao celebra su gol ante Osasuna. EFE

En el último mercado de verano, el entonces director deportivo del Espanyol, Ángel Gómez, llamó a Leo Baptistao para tentarlo y que se fuera a Cornellà. Al brasileño le gustaba el proyecto blanquiazul, pero antes de dar el sí tenía que hablar con un viejo amigo de la infancia. “Ney, me quiere fichar el Espanyol”, le explicó a Neymar, que ya hacía tres veranos que se había mudado a Barcelona. “Bro, vente para aquí. La cuidad es fantástica y vamos a estar cerca”, le contestó el delantero del Barça. Hoy enfrentados en el derbi catalán, colegas desde siempre, a Baptistao y Neymar les une una relación de cuando apenas se animaban a soñar con convertirse en futbolistas profesionales.

Neymar, en el centro de la imagen, junto a Baptistao, derecha.
Neymar, en el centro de la imagen, junto a Baptistao, derecha.

“Cuando, finalmente, Leo me contó que ya había fichado por el Espanyol me puse muy feliz por él, pero también por mí. Estaba contento porque íbamos a volver a estar en la misma cuidad y, como cuando éramos pequeños, la convivencia sería genial”, le explica Neymar a EL PAÍS. Y así fue. Baptistao se integró rápido en el grupo de amigos del 11 azulgrana y no es nada extraño verlos juntos por Barcelona. Aunque, de vez en cuando, les traiga algún dolor de cabeza, como cuando Baptistao fue criticado por una parte del entorno blanquiazul por asistir a la fiesta de cumpleaños de Neymar.

“Son jóvenes, tienen la misma nacionalidad, son amigos desde la infancia... Hay límites: una cosa es el fútbol, la deportividad, eso es fenomenal, pero hay que dejar que la gente viva de acuerdo con sus emociones. El trabajo no te tiene que privar de que te expreses como eres”, defendió Quique Sánchez Flores.

É manin .. chegou a hora hein rs quem diria a gente aqui né 😂😂😂 @leobaptistao

Una publicación compartida de Nj 🇧🇷 👻 neymarjr (@neymarjr) el

Ellos, en cualquier caso, siguieron a su bola. Y esta semana, Neymar colgó un vídeo en Instagram junto a Baptistao. ¿El asunto? El derbi de hoy (20.45, Movistar Partidazo). “Llegó la hora”, publicó el del Barça. Y los dos delanteros simulaban retarse en un duelo de boxeo. Hoy enfrentados en el Espanyol-Barcelona, ayer en el Jean Piaget y el Liceu Santista, la historia entre Baptistao y Neymar comenzó en el patio de un colegio. En 2004, en un torneo escolar se cruzaron los equipos del Piaget (Baptistao) y el Liceu (Neymar): el duelo terminó empatado, marcaron dos goles cada uno y en la tanda de penaltis se impuso el conjunto del azulgrana. Siempre en el fútbol sala, volvieron a enfrentarse en el duelo entre el Gremetal y Santos. Hasta que, cuando tenían 12 años, coincidieron en el Portuguesa Santista.

“Hoy, cuando recuerdo nuestras conversaciones de pequeños me pongo muy feliz, los dos conseguimos realizar los sueños de nuestra infancia”, explica Neymar. “Cuando eres niño tu ilusión es convertirte en profesional. Todos teníamos nuestras dudas, pero con Neymar estaba claro que estaba llamado a ser un jugador distinto. Pensábamos que iba a ser un crack y ahora lo es”, se suma Baptistao. Y Reginaldo Fino, el entrenador de ambos en la Portuguesa Santista, asegura: “Había mucha diferencia entre ellos dos y el resto de los niños. Estaba claro que eran diferentes”.

La película de la infancia

De padre óptico y madre nutricionista, Baptistao tuvo una infancia más holgada económicamente que la de Neymar. Retirado del fútbol profesional (nunca jugó en primera), el padre del azulgrana se buscó la vida como mecánico. “El padre de Leo los pasaba a buscar y se pasaban todo el fin de semana juntos en la casa de los Baptistao”, recuerda Fino. En la Liga, se cruzaron en tres ocasiones, la última en el Villarreal-Barça de la temporada 2015-2016, con el padre del blanquiazul en la grada. Al finalizar el partido, Neymar lo fue a buscar. “Ese abrazo significó mucho para mí. Encontrarme con amigos después de tanto tiempo fue muy emotivo. Por la cabeza se me pasó como una película de mi infancia, desde los primeros recuerdos con Leo y su familia, hasta que llegamos a ese momento”, cuenta Neymar.

Hoy será la primera vez que se crucen en un Espanyol-Barça. El blanquiazul deja atrás su lesión muscular y el del Barça ya cumplió con su sanción de tres partidos. Baptistao-Neymar, del patio del colegio al derbi catalán.

Más información