Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Liga hierve en un doble pulso

Madrid, en pleno debate sobre su alineación, y Barça encaran la recta final igualados, como Atlético y Sevilla por la tercera plaza. “No soy quien va a sentar a Cristiano o Bale”, dice Zidane

Messi, tras ser sustituido ante Osasuna.
Messi, tras ser sustituido ante Osasuna. REUTERS

Prohibido perder. A falta de cuatro jornadas para que finalice el campeonato (el Madrid con un partido menos), cada traspié puede resultar definitivo. Codo con codo Real Madrid y Barcelona por el título, igualados en lo alto de la tabla a 78 puntos, aunque con ese partido de menos que el equipo de Zidane debe disputar en Balaídos. Mano a mano del Atlético y el Sevilla, también igualados a 68 puntos, por el tercer puesto que da el pase directo a la Champions. “Se está viviendo algo muy bonito en la Liga española, sobre todo en la lucha por el título, por la tercera plaza, por Europa, con el Villarreal, el Athletic, la Real... Todo muy parejo. La competición está muy bonita”, dice entusiasmado Diego Simeone. De la trascendencia del partido que enfrenta a su equipo con Las Palmas habla que Miguel Ángel Gil, dueño del club, volara con el equipo, algo que no hace casi nunca, Mientras que por la parte baja de la tabla el ya consumado descenso de Osasuna y el más que probable de Granada y Sporting han rebajado el drama del descenso, por arriba la Liga es un avispero.

Anímicamente viene ahora lo más bonito. Hay momentos de la temporada en los que puedes dudar pero ahora no podemos”, advierte Zinedine Zidane, que resumió su propio estado de ánimo en este tramo decisivo del curso con esa naturalidad socarrona que, a veces, le aflora: “Yo estoy de puta madre”.

Lo emocional y lo que te pase por la cabeza, vale mucho más que lo que tengas en las piernas"

Simeone

A las puertas de la vista del Valencia y con las semifinales de Champions contra el Atlético a la vuelta de la esquina, el alto rendimiento de los Isco, Marcos Asensio, Morata y Nacho ha abierto el debate sobre si el líder maneja mejor los partidos con la segunda unidad que con la primera. La discusión provocó una comparecencia argumentativa de Zidane sobre las rotaciones y sus decisiones. “Es mi filosofía. Yo no soy más valiente que otros entrenadores. Es mi pensamiento. No soy la persona que va a sentar a Cristiano o Bale. A veces discutimos con los jugadores, intento explicar mi pensamiento y luego seguimos adelante todos juntos”.

“¿Alineaciones injustas?”, le preguntaron al técnico madridista. “Se puede pensar. Pero no creo que sea injusto, sino al revés. Tengo un inmenso respeto a mis jugadores y luego tengo que elegir. Hay otros clubes en los que los suplentes no juegan ni un minuto o sólo juegan cuando lo necesita el entrenador”.

Metido en ese discurso explicativo, Zidane tuvo que responder sobre cómo hacerle entender a Isco sus suplencias ante sus últimas exhibiciones. “Estoy aquí para eso. Yo jugaba casi siempre. Intento hablar con ellos lo suficiente, porque decir tonterías al jugador no lo voy a hacer. Isco está enchufado y tiene la confianza del entrenador”, aseguró el técnico francés, que también se explayó sobre la posición de Cristiano: “Su posición siempre ha sido de extremo y esto nadie lo va a cambiar. Lleva 300 o 400 goles en esa posición, de vez en cuando por su calidad puede jugar de delantero centro porque es muy bueno”.

Si Zidane se expandió, Luis Enrique estuvo cortante en la previa del derbi contra el Espanyol. Las trazas sobre las que Quique Flores ha diseñado al conjunto blanquiazul anticipan un partido cuando menos incómodo para el Barça en Cornellà. “A estas alturas son claves todos los partidos. Lo era el del Bernabéu porque era un rival directo y ahora sólo por el número de jornadas que quedan necesitamos ganar todos los partidos”, dijo el técnico azulgrana, que recupera a Neymar tras cumplir la sanción de tres partidos por aplaudir al colegiado Gil Manzano en La Rosaleda.

En el segundo vagón de la zona alta, el Atlético visita a Las Palmas. “Lo emocional y lo que te pase por la cabeza, vale mucho más que lo que tengas en las piernas. El trabajo lo tienes, el compromiso está y lo que estás jugando es muy importante”, señala Simeone. El Sevilla, su competidor directo por la tercera plaza, juega el lunes en Málaga con el inconveniente ruido de fondo de la probable marcha de Sampaoli a la selección argentina. “Es el elegido y vamos a negociar su salida”, admite Carlos Tapia, presidente de la Asociación de Fútbol de Argentina.

Más información