Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La efectividad del mágico Isco

Mientras al Madrid le cuesta cerrar los partidos, el malagueño sólo ha necesitado 14 remates para marcar 10 goles

Isco bromea en el entrenamiento de este lunes. En vídeo, Isco habla en una entrevista promocional de sus enfrentamientos contra el Atlético en la 'Champions'.

Dice Isco que todavía se le ponen los pelos de punta cuando ve el cabezazo de Sergio Ramos que forzó la prórroga en la final de Lisboa contra el Atlético. Dice también que el momento de más tensión de su carrera lo vivió durante la tanda de penaltis en la final de San Siro, de nuevo contra el Atlético. Acertaron todos sus compañeros y él no tuvo que pasar por otra sobredosis de nervios. Isco no fue titular en ninguna de las dos finales. Jugó 61 minutos en Lisboa y 48 en San Siro. Este año apenas lleva 148 minutos en la máxima competición europea, por los 709, 869 y 637 de las tres temporadas pasadas.

“Es un poco fuerte sí que haya jugado tan poco, pero no hay más explicación que la casualidad y las rotaciones”, decía Zidane en víspera de la vuelta de cuartos contra el Bayern de Múnich. Isco fue titular esa noche debido a la baja de Gareth Bale y muy presumiblemente lo será de nuevo hoy en la ida de las semifinales. Ovacionado por el público de Riazor el pasado miércoles (una asistencia, un gol y un repertorio infinito de jugadas), no jugó ni un minuto el sábado contra el Valencia. ¿Es demasiado lujo no haber contado con él hoy [por el sábado] y no contar con él el martes en la Champions?, le preguntaron a Zidane. “El martes veréis quien juega, yo tengo que pensar en el grupo”, contestó el técnico francés.

A Isco, uno de los jugadores, junto a Asensio y Morata, más en forma del Madrid en este tramo final de temporada, le llaman Magia en el vestuario. El mote se lo pusieron Iker Casillas y Sergio Ramos y todos acabaron por llamarle así. “La magia para mí es el fútbol, es lo que me hace sentir cada vez que entro a un campo de fútbol y toco una pelota”, contó el jugador en una entrevista. Esa magia la saborea también con las gradas vacías, cuando suele saltar al césped a juguetear con sus hijos mientras los demás ya están en las duchas.

“Es fantasía pura”

Ramos y Casillas son los que, además de ponerle un mote, le prepararon la novatada en septiembre de 2013, antes del partido contra el Galatasaray. El malagueño, igual que todos los recién llegados, tuvo que cantar subido una silla. Eligió Aserejé. Bailarín también en el terreno de juego, Zidane dice de él que muy pocos jugadores hacen lo que hace Isco en el campo. Nacho asegura que el mediapunta está pasando por su mejor momento y Carvajal explicó ayer en siete palabras lo que diferencia a Isco del resto. “Cuando tiene la pelota es fantasía pura”, aseguró el lateral derecho.

En la temporada en que menos ha jugado, el malagueño, que acaba de cumplir 25 años, está a un solo gol de igualar su mejor registro desde que está en el Madrid. Lleva 10 goles (todos en la Liga) con seis partidos todavía por disputar. Podría alcanzar los 11 de la 2013-14. Ese año disputó 3.158 minutos, el siguiente 3.763, la temporada pasada 2.627 y esta lleva 1.930 minutos. Los 10 tantos que ha celebrado esta campaña los ha marcado con tan sólo 14 remates a puerta. Mientras al Madrid le está costando cerrar los partidos por la falta de acierto de sus delanteros, Isco se ha convertido en la imagen de la efectividad. Algo que podría marcar la diferencia esta noche en el duelo contra el Atlético. Un partido que se antoja extremadamente táctico y con espacios muy cerrados.

La capacidad de Isco de meterse entre líneas, de esconder el balón y de inventarse una jugada de la nada serán una de las armas del Madrid esta noche. En noviembre, en el Calderón, Isco fue titular y disputó uno de sus mejores partidos con la camiseta del Madrid. Ahora quiere ser protagonista también en una gran cita de Champions y alargar hasta Cardiff el camino europeo del Real Madrid.

Sólo después se sentará a negociar su renovación. A la propuesta que le hizo el Madrid en otoño contestó que quería esperar para ver qué peso tendría en el equipo. En Gijón hace tres semanas aseguró que su deseo es quedarse y que Zidane —el mismo que cuando era ayudante de Ancelotti se quedaba con él después de los entrenamientos para explicarle cómo moverse para ser mejor— está llevando la plantilla de una forma extraordinaria.