Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernando Alonso rueda por primera vez en Indianápolis: “De momento el coche me conduce a mí”

El español, cuya participación ha supuesto un golpe de efecto para la carrera, estrena coche superando la prueba de velocidad de los debutantes

Fernando Alonso Indycar
Alonso, durante su estreno en el circuito de Indianápolis. AP

Fernando Alonso ya rueda como piloto de la Indycar. El asturiano, doble campeón del mundo de Fórmula 1, arrancó este miércoles por primera vez su McLaren Honda Andretti en el circuito de Indianápolis, el monoplaza con el que espera conquistar las 500 Millas el 28 de mayo. Alonso dio sus primeras vueltas en el legendario óvalo solo unas horas después de que el equipo desvelara el aspecto del monoplaza, naranja papaya como en la F-1, el histórico color con el que McLaren vuelve a una competición donde encontró la gloria en los años setenta en tres ocasiones.

“De momento el coche me conduce a mí”, bromeó el asturiano tras estrenarse en el Motor Speedaway de Indianápolis, donde espera lograr el segundo título de su ansiada triple corona: Mónaco, que ganó en 2006 y 2007, las 24 Horas de LeMans y las 500 Millas.

Es el reto crucial de la temporada para un piloto que no encuentra en la Fórmula 1 ninguna señal alentadora. Desde el inicio de la temporada, McLaren pudo ver que este año tampoco serían competitivos y Fernando Alonso decidió buscar en la Indycar lo que no le puede dar su día a día en el Mundial, donde han sumado cuatro abandonos en cuatro carreras. “Nunca antes le vi tan contento”, indicó Zak Brown, jefe ejecutivo de McLaren. Su visto bueno fue clave para permitir que Fernando Alonso probara en Indianápolis ya que el español no podrá competir en el Gran Premio de Mónaco para poder estar en la cita estrella de la Indycar. “Se le ve como a un niño, deberías ver los mensajes que me ha mandado. Está estudiando las 500 Millas, ha visto ya muchas carreras completas”, explicó el estadounidense. 

En su primera toma de contacto con la carrera estadounidense, el piloto español pasó con éxito lo que se conoce como Rookie Orientation Programm (Programa de orientación para debutantes), una prueba obligatoria para todos los novatos en Indianápolis: 40 vueltas en tres fases, para las que tienen que alcanzar un rango de velocidad concreta.

“Fue divertido. Al principio fue un poco difícil alcanzar el mínimo de velocidad, pero en la siguiente fase me encontré bien”, explicó Alonso. Tras pasar el test, el español pudo rodar con más soltura hasta completar más 110 vueltas alcanzando ritmos de carrera y una velocidad máxima de 358 km//hora . “Mi cuerpo ya reacciona a lo que yo le pido”, acabó diciendo el piloto asturiano."Al principio mi pie derecho tenía su propio cerebro. Trataba de ir a fondo y el pie se levantaba".

"Hizo todo lo que tenía que hacer", aseguró Michael Andretti, propietario del equipo en el que correrá Alonso. "Hasta el momento todo ha salido perfecto", añadió.  Los entrenamientos oficiales para las 500 Millas arrancarán el 15 de mayo. A partir de ese momento, el español tendrá mucho tiempo para seguir adaptándose al coche y al circuito, algo que podrá hacer cada día hasta el viernes 19. El sábado y el domingo, una semana antes de la carrera, se celebra la clasificación, que dura dos días.

Más información