Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El día de furia del entrenador de Estudiantes

El entrenador del Pincha, Nelson Vivas, se arranca la camisa entre insultos al ser expulsado

El momento en el que estalla Vivas. Ampliar foto
El momento en el que estalla Vivas. AFP

Iban apenas 28 minutos de un partido con mucha tensión. Apenas una jugada había despertado polémica, cuando el delantero de Boca, Darío Benedetto, cayó en el área luego de un trancazo de Ascacibar. Eso, y algunas faltas menores no detectadas, hacían que el desempeño del árbitro Silvio Trucco pueda ser calificado de aceptable. Sin embargo, un fallo descontroló las acciones antes de jugarse media hora de partido. En medio de una discusión, el entrenador de Estudiantes de La Plata, Nelson Vivas, resultó expulsado por el árbitro y en el camino a los vestuarios sucedió de todo.

Todo comenzó cuando el arquero de Boca Agustín Rossi y el jugador pincha Juan Ignacio Cavallaro chocaron en el área. El árbitro tampoco vio penal aquí y el exlateral de la selección argentina explotó. Encaró al juez de línea, Cristian Navarro, y comenzó a insultarlo, hecho que provocó la expulsión. Cuando lograron separarlo, se fue caminando con vehemencia hacia zona de vestuarios, mirando fijo a la cámara de TV que estaba en el campo e insultando a los gritos. Lo curioso de la reacción fue que se arrancó la camisa al mejor estilo Increíble Hulk y pateó el micrófono de ambiente que voló por el aire de La Plata hasta caer abatido, al igual que los malogrados botones de la camisa.

Enseguida comenzaron a circular por las redes los memes que se burlaban de la calentura del entrenador, que había tenido algunos episodios similares en su historia, incluso, vistiendo la camiseta de la selección. También surgieron elogios al físico de Vivas, quien con 39 años todavía luce un envidiable estado físico y un enorme tatuaje en su espalda, que despertó suspiros en hombres y mujeres. El enojo del entrenador venía de antes: tres de sus jugadores más importantes, Santiago Ascacíbar, Lucas Rodríguez y Juan Foyth fueron citados a la selección Sub 20 de Argentina para el mundial y obligados a viajar en helicóptero desde el Estadio Unico de La Plata, tras el partido, al aeropuerto de Ezeiza para viajar a Vietnam, donde la albiceleste comenzará la gira previa.

Luego de la violenta secuencia, el partido se desarrolló con mucha fiereza y una de las víctimas fue el medio de Boca, Ricardo Centurión, quien regresó a las canchas tras una lesión que lo mantuvo al margen y vivió el partido desde el piso gracias a la férrea marca de los defensas de Estudiantes. Para esa altura, ya no había Trucco que enfriara los nervios.

Más tarde, en conferencia de prensa, el entrenador se mostró arrepentido y calificó lo sucedido como una "reacción inapropiada e injustificada". "Es un descontrol de impulsos frente a un hecho que me pareció injusto. De ninguna manera le quise faltar el respeto al linea, no soy de comportarme así, ni de quejarme de los arbitrajes. Creo que se equivocan sin mala intención, como lo hacemos todos. Pero en ese momento, que no cobre el penal y me eche me parecía injusto", argumentó y aclaró: "Soy una persona visceral, hoy era mucho lo que se jugaba y las presiones estaban por encima de lo normal. Pido disculpas".

Más información