Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muguruza resbala otra vez en Madrid

Garbiñe cede contra Bacsinszky en la primera ronda (6-1 y 6-3) después de una tarde aciaga. A tres semanas de París, donde defiende el título, ha perdido los dos partidos que ha jugado en tierra

Muguruza no alcanza una pelota durante el partido contra Bacsinszky.
Muguruza no alcanza una pelota durante el partido contra Bacsinszky. Getty

Ocurrió, otra vez. De nuevo. Garbiñe Muguruza y la arena de Madrid son como el agua y el aceite: no casan, no mezclan, no ligan. De ningún modo. Otra mala tarde en la Caja Mágica y otro adiós prematuro. Cedió en su estreno frente a Timea Bacsinszky después de una tarde intempestiva y volvió a marcharse muy rápido de un torneo en el que no ha conseguido franquear nunca la barrera de la segunda ronda.

En esta ocasión la despedida fue todavía más repentina, a las primeras de cambio. A los 66 minutos se detuvo el reloj y dictó sentencia: 6-1 y 6-3. Nada que apelar. Hacía mucho tiempo que Muguruza no firmaba un partido tan negado, porque amén de que la suiza sea una rival de altura y enrede cuando le da la gana ella no encontró solución alguna. De ahí la seriedad, el rostro tenso. De ahí que la explicación fuera escueta, aunque en esta ocasión con un punto más de autocrítica, porque lo preocupante no es tanto el adiós como la forma, el cómo se marchó.

Faltan solo tres semanas para Roland Garros y la derrota no envía señales positivas, sino que hace hueco a la duda, y eso no es nada bueno para ningún tenista. “Ha sido un partido de muchos altibajos”, arrancó Garbiñe, de 23 años y defensora del cetro en París. “Ella es muy inteligente y ha variado mucho la bola, pero la verdad es que yo no jugué muy bien. Fallé muchos tiros”, diseccionó la número seis del mundo.

“Aquí nunca jugué bien. No sé por qué exactamente, pero no consigo hacerlo.... Quizá estaba más nerviosa por el hecho de estar en casa. He perdido, pero he jugado peor que otros días”, agregó después de perder seis veces el servicio y de desperdiciar una renta de tres juegos en la segunda manga, resuelta con una secuencia (6-0) demoledora de Bacsinszky y muchos fallos de Muguruza, a la que la pelota se le fue una y otra vez a los pasillos o bien rebasaba holgadamente la línea de fondo.

“Tengo que buscar el porqué e intentar que no vuelva a pasar. No sé qué ha ocurrido. He empezado a fallar tiros y entre una cosa y otra se fue el partido”, concluyó Garbiñe, cuya expresividad la convierte en un libro abierto. Y esta vez, su mirada lo decía todo. En sus dos primeras competiciones sobre tierra esta temporada (Stuttgart y Madrid), dos derrotas, esta segunda con una lectura inquietante.

SHARAPOVA, TRIUNFO Y APLAUSOS

Sharapova, durante su partido contra Lucic-Baroni.
Sharapova, durante su partido contra Lucic-Baroni. EFE

Además de la caída de Garbiñe Muguruza, el día dejó el avance de Carla Suárez (3-6, 7-5 y 6-0 contra Shuai Peng) y el regreso oficial de Maria Sharapova a la Caja Mágica. La rusa (4-6, 6-4 y 6-0 a Mirjana Lucic-Baroni), no disputaba un partido en Madrid desde hacía dos años y el público la recibió con palmas.

"Sí, la afición me animó mucho hoy", precisó Masha, que en la próxima ronda se topará con Eugenie Bouchard, una rival que recientemente le llamó "tramposa" y dijo que la siberiana no debería volver a competir en el circuito después de haber dado positivo en un control antidopaje.

"¿Qué opinas de ella, Maria?", le preguntaron. "Ya hablé muchosobre sus comentarios la semana pasada. Estoy segura de que la WTA estará encantada de facilitarte las transcripciones", afirmó de modo cortante.

Más información