Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Morata y James, brillo con incógnitas

El español, segundo goleador del equipo, y el colombiano, segundo asistente, siguen sin encontrar sitio en el 'Madrid A'

Lucas, James y Asensio celebran junto a Morata uno de sus dos goles al Granada. Ampliar foto
Lucas, James y Asensio celebran junto a Morata uno de sus dos goles al Granada. AP

¿Qué es más fácil ahora mismo, la Liga o la Champions?, le preguntaron a Álvaro Morata después de su doblete al Granada. “Lo más fácil ahora es subir al autobús y cenar”, contestó el delantero español. Del autobús él nunca se bajó, pese a no tener tantos minutos como esperaba. Sí amagó con hacerlo James, que antes de Navidades dijo que estudiaría ofertas para marcharse y que se quejó meses después a su círculo más íntimo de que, hiciera lo que hiciera, el míster nunca lo ponía.

Ambos se han lucido con el llamado Madrid B en este tramo final de temporada. Su despertar, sin embargo, no llega a despejar las dudas sobre su futuro pese a que en el club no están dispuestos a dejarlos marchar porque entienden que es difícil encontrar en el mercado jugadores como ellos.

¿Qué valoración hace de los últimos meses de James que estaba a punto de marcharse y de Morata que sigue jugando con hambre pese a no tener tantos minutos como los demás?, le preguntaron a Zidane el sábado después de la victoria contra el Granada en la que los dos anotaron un doblete. “Lo que decimos de Álvaro y James se puede decir de todos los demás que no juegan mucho. Lo están haciendo fenomenal todos, es fruto del trabajo de todos, pero también de ellos que están metidos y están bien físicamente”, contestó el técnico francés.

Morata entiende que no se cumplieron las promesas que le hicieron a principio de temporada. En verano le aseguraron que, en caso de lesiones de Bale o de Benzema, tendría protagonismo. El delantero, con 20 goles en 1.794 minutos (uno cada 90) es el segundo máximo anotador del equipo después de Cristiano y el jugador número 18, en cuanto a minutos, de la plantilla. Nunca había marcado tanto como este año (los anteriores, había llegado a 12, 15, 9 y 14). Ha sido uno de los protagonistas del llamado Madrid B que, después de la derrota contra el Barça, deslumbró en A Coruña y arrasó en Granada.

¿Estos goles sirven para seguir con el proyecto la próxima temporada?, le preguntaron el sábado. “No pienso en eso, quiero ganar la Liga y la Champions”, respondió diciendo que si el miércoles no será titular contra el Atlético pensará lo mismo de siempre. “¿Qué voy a pensar? Que me gustaría jugar como cualquier futbolista y trabajador. Siempre quiero aportar, salir, jugar y marcar y hay veces que no se puede”, afirmó el delantero de 24 años. No ha tomado aún una decisión sobre su futuro, pero se pondrá en el escaparate para escuchar ofertas. Ningún club ha llamado todavía a las oficinas del Bernabéu, pero hay varios (Chelsea, Manchester y Juve, por ejemplo) interesados en él.

James, por otro lado, se ha convertido en el segundo máximo asistente del Real Madrid (12 pases de gol por los 15 de Kroos). Zidane le llamó en las pasadas Navidades y le convenció para que se quedara. Le dijo que sería importante en el equipo. Mosqueado con el técnico por el cambio en Leganés, de los nueve tantos que lleva ha marcado cinco en los últimos cinco partidos (incluido el empate a dos en el clásico). “Para mí siempre ha estado comprometido, ha intentado hacerlo lo mejor posible, aporta lo que tiene y lo hace bien”, dijo Zinedine Zidane el sábado. El colombiano que llegó como una estrella y tuvo una primera temporada deslumbrante, necesita sentirse líder y no está contento con su situación.

El Madrid, sin embargo, no quiere prescindir ni de Morata ni de James. Creen en el club blanco que el proceso natural es que busquen sitio en el llamado equipo A en vez de salir fuera como hicieron Özil o Di María.

Más información