Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

LeBron James solo está para finales

Segundo año con pleno de Cleveland en las dos primeras rondas de los ‘playoffs’ y séptima final de Conferencia seguida de su estrella

LeBron lanza, entre Tucker y Valanciunas. Ampliar foto
LeBron lanza, entre Tucker y Valanciunas. AP

“Puedes darle las vueltas que quieras. El número 23 marca la diferencia”. El reconocimiento de Dwane Casey, el experimentado entrenador de Toronto Raptors, es una expresión más del enorme respeto que infunde LeBron James. A sus 32 años, en la cúspide de su carrera, va de récord en récord, victoria tras victoria. Lleva seis años seguidos en las finales de la NBA, con tres anillos, y va camino de la séptima. Él y sus Cleveland Cavaliers acaban de clasificarse por segundo año para la de la Conferencia Este. Nada nuevo. Ni siquiera por el hecho de haber barrido primero a Indiana y después a Toronto. Esos 4-0 ya los obtuvieron también los Cavaliers en las dos primeras rondas de los playoffs, entonces ante Detroit y Atlanta. Cleveland es el primer equipo que gana ocho partidos consecutivos en los playoffs en dos años consecutivos. Y LeBron no para.

La cuarta victoria, en Toronto, conllevó notorias dificultades. Kyrie Irving, el base de los Cavs, reservó su mejor versión para los momentos de mayor apuro, cuando los Raptors remontaron (93-92). Cerró con 27 puntos, nueve asistencias, cinco rebotes y cuatro robos. Su nombre apareció en letras de molde; el de LeBron también, pero lo suyo es cotidiano: 35 puntos, nueve rebotes y seis asistencias. “No fue una formalidad. Esta clasificación tuvimos que trabajarla a fondo”, defendió LeBron. Los Raptors no lograron hacer valer los puntos de 22 puntos de DeRozan y los 23 de Ibaka, y notaron la ausencia en los dos últimos partidos de su base titular, Kyle Lowry, lesionado.

La estrella de los Cavaliers concluyó la serie con una media de 36,3 puntos. Tyronn Lue, el entrenador de los Cavaliers, recibe algunas críticas por parte de quienes consideran que está exprimiendo en exceso a LeBron. El 23 de los Cavaliers promedia 42,4 minutos. Algunos expertos consideran que no hay cuerpo que aguante semejante tute y vaticinan que The King se lesionará más pronto que tarde.

Se le recordó a LeBron que suma su novena final de Conferencia en los 14 años que lleva en la NBA, cuatro con Miami y cinco con Cleveland. “Yo no soy más que un jugador de este equipo. Pero ese logro es alguna cosa”. Valoró la mejora en el juego de los Cavaliers, que sufrieron un bajón en su rendimiento hacia el final de la fase regular. Ello propició que los Celtics les arrebataran la primera posición. Boston tendría el factor cancha a favor en el caso de que alcance la final de Conferencia del Este. En ello está, en una serie igualada a dos triunfos y especialmente dura por los constantes roces, expulsiones y faltas técnicas entre los jugadores de los Celtics y de Washington Wizards.

“No les tragamos y ellos no nos tragan, así de simple”, confesó tras el tercer partido Isaiah Thomas, base de los Celtics. Los Wizards, con un parcial de 26-0 en el tercer cuarto y un John Wall en un excepcional estado de forma, autor de 27 puntos, 12 asistencias y cuatro robos de balón, ganaron el cuarto partido (121-102). “El hecho de que estemos desplegando nuestro mejor juego en los playoffs demuestra que estamos preparados para afrontar el desafío”, proclama LeBron. Ese desafío no es otro que el de renovar el título que Cleveland ganó hace un año tras superar en la final del Este a Toronto (4-2) y en la final a Golden State (4-3).

Los Warriors también han alcanzado un gran nivel en los playoffs y la pasada madrugada tenían la posibilidad de poner otro 4-0 en su duelo ante Utah como ya lo había hecho en la anterior ronda ante Portland. La aportación de Kevin Durant ha aumentado el potencial de un equipo ya excelente, campeón en 2015 y subcampeón en 2016, y que continúa funcionando de maravilla con Stephen Curry, Draymond Green y Klay Thompson. Los pronósticos apuntan a una repetición de la final por tercer año consecutivo. Sería inédito.

Más información