Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más potencia para Honda

Márquez y Pedrosa prueban un nuevo escape en Jerez para mejorar su falta de velocidad punta

Marc Márquez, este lunes en Jerez. Ampliar foto
Marc Márquez, este lunes en Jerez. Getty Images

Cuando Honda decidió dar el paso más revolucionario de los últimos tiempos (técnicamente hablando) supo que debía armarse de paciencia. Cambiar radicalmente la concepción del motor y pasar de un screamer a un big bang requeriría de mucho trabajo y mucha confianza. La adaptación del nuevo motor a la máquina debía de pasar por una serie de fases. La primera: entender el funcionamiento del mismo y sus efectos sobre el pilotaje para así poder manejarlo con la electrónica. Era lógico llegar a la conclusión de que se perdería potencia, en términos de velocidad punta, pero se aceptó si se mejoraba la aceleración y la manejabilidad de la máquina, pues ahí incidían las quejas de los pilotos en los últimos años. Y cuando en casa tienes a uno que ha ganado tres títulos Mundiales en cuatro años, caso de Marc Márquez, hay que saber escuchar.

Los inicios, sin embargo, fueron algo más complejos: sí, se perdió (bastante) velocidad punta, pero los problemas en aceleración, a la salida de las curvas, seguían existiendo. El big bang permite una entrega de potencia más dulce, especialmente en bajos, pero la salida de los virajes de Márquez y Pedrosa seguía siendo lenta y torpe. No les quedaba más remedio que apurar la frenada para que salieran los tiempos. Al menos, hasta que llegara “algo nuevo”, decían. Una solución en forma de pieza nueva o idea brillante.

De Qatar a Jerez la moto ha evolucionado sin cambios drásticos. Los kilómetros y las carreras han proporcionado al equipo la información necesaria para mejorar. Los pilotos empezaban a deslizar que la llevaban con más facilidad de la acostumbrada y menos esfuerzo físico. Y los tiempos salían; “no sabemos muy bien cómo”, confesaba Crutchlow.

El británico fue el primero en probar un nuevo tubo de escape. Es la pieza. Además de la electrónica, que regula cómo debe comportarse el motor según el circuito y las necesidades del piloto y la carrera, hay pocas piezas que puedan tener una incidencia directa en el propulsor, que no se puede manipular una vez empieza la temporada (los equipos oficiales los tienen limitados, están precintados y su desarrollo congelado desde el inicio del curso). Una de esas pocas piezas es el escape. Este, según explicó Pedrosa el fin de semana, busca que puedan ganar algo de la potencia perdida.

En las cuatro carreras disputadas hasta el momento, los pilotos de Honda han estado siempre muy por debajo de las mejores velocidades puntas medias. Si tomamos, por ejemplo, como referencia a Márquez: en Qatar quedó por media tabla, pero 10km/h más lento que Lorenzo, con 347 de velocidad punta; en Argentina, quedó en tercero por la cola en la tabla de velocidad punta, otra vez a 10km/h del más rápido, Álvaro Bautista, que con una Ducati satélite alcanzó los 333; en Austin, fueron solo 8km/h menos que Lorenzo, de nuevo el que tenía la moto más potente: 345km/h; y en Jerez, este pasado fin de semana, fueron 7km/h más lento que Lorenzo, a 294 con la nueva Ducati. Aquí, donde Crutchlow ya corrió con el nuevo escape, la diferencia se redujo un poco: el del LCR fue apenas 5km/h más lento.

En el test oficial que todos los pilotos de MotoGP han realizado este lunes en Jerez tanto Márquez como Pedrosa han estado trabajando con este escape nuevo. Y parecen entusiasmados con los resultados. El primero confesó que había tardado prácticamente medio día en ponerlo a punto, pero por algo sería: “Creo que era importante, y tiene potencial”. No se sabe si ya lo usará en la próxima carrera, dentro de dos semanas en Le Mans, o si realizará antes más comprobaciones. Lo mismo con Pedrosa, flamante ganador del gran premio de España, que también reconoció la validez de la pieza: “Tiene potencial, puede hacernos evolucionar, solo necesitamos ajustarlo para hacer que todo funcione mejor. Además, hemos dado pasos adelante con la electrónica”, afirmó.

Nuevo neumático delantero

Los dos pilotos de Honda han terminado la jornada con el segundo y tercer mejor tiempo, por detrás de Viñales, que este lunes sí se ha encontrado a gusto con los neumáticos.

Además, todos han podido probar el nuevo neumático delantero que tantas semanas llevaba reclamando Valentino Rossi. Se trata de una goma con una construcción más robusta y que Michelin ofrece en dos compuestos: uno medio y otro duro. A excepción de Lorenzo, que prefiere las gomas actuales, los otros pilotos parecen aprobar el prototipo. Ahora cabe esperar la decisión de Michelin sobre qué tipo de neumáticos presentará en Le Mans.

Más información