Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Real Madrid, Barcelona, Baskonia y Unicaja amenazan con abandonar la ACB

En pleno debate por el formato y la reestructuración de la Liga, los equipos de Euroliga lanzan el órdago de crear un torneo privado

Pugna por un balón
Pugna por un balón EFE

Iba a ser una reunión de trabajo para intentar resolver alguno de los múltiples frentes abiertos en la ACB y se transformó en un cisma sin precedentes en el baloncesto español. Real Madrid, Barcelona, Baskonia y Unicaja amenazaron a los 13 clubes restantes con la idea de abandonar la Liga y crear una competición privada y, acto seguido, dieron el portazo.

La resolución de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que sancionaba a la Asociación de Clubes con una multa de 400.000 euros por entender que el canon de acceso al torneo y el Fondo de Regulación de Ascensos y Descensos son mecanismos “desproporcionados, inequitativos y discriminatorios”, y la inminente puesta en marcha de las ventanas de la FIBA, que la próxima temporada destartalarán y asfixiarán el calendario interrumpiendo la Liga —del 20 al 28 de noviembre, del 19 al 27 de febrero y del 26 de junio al 3 de julio—, obligaban a la ACB a reestructurar su organización política y deportiva este verano. En ese escenario, los cuatro equipos participantes en la Euroliga radicalizaron su histórico deseo (siempre latente pero nunca formalizado) de reducir la competición nacional para primar sus intereses continentales.

Albert Soler, ex Secretario de Estado para el Deporte, candidato a la presidencia de la ACB en diciembre de 2013, y actual director de Relaciones Institucionales del Barça, fue el primero en plantear el órdago de crear una liga privada regulada en función de los intereses de los grandes. El Baskonia, en voz de su presidente Josean Querejeta, refrendó la idea argumentando que su club, junto a Barça y Madrid, generan el 70% de los recursos de la ACB. El propio Madrid y Unicaja, con Juan Carlos Sánchez y Ángel Bordes al frente, completaron el alzamiento sin presentar una proposición formal alternativa más allá del deseo de aligerar la competición a 16 o 14 equipos y, consecuentemente, el calendario. Un planteamiento unilateral de dudosa viabilidad jurídica en el caso de Barça y Madrid por tratarse de clubes deportivos y no de Sociedades Anónimas (S.A.D.). La sacudida hizo tambalearse a Francisco Roca, el presidente de los clubes, cuya figura ya está notablemente castigada por el conflicto con Endesa (por incumplir el acuerdo para la renovación del Title Sponsor de la Liga) y por los reiterados fracasos en el ordenamiento de los ascensos y descensos. Sin embargo, los 13 clubes restantes, aunaron posturas para convencer a Roca de su permanencia en el cargo en pleno caos tras su amago de dimisión y para aprobar las medidas que ratificarán en la Asamblea General Extraordinaria del próximo martes 23 de mayo. Está por ver ahora si los cuatro disidentes mantienen el órdago y no acuden a la cita oficial.

La mayoría de equipos convino presentar recurso contra la resolución de la CNMC y solicitar las pertinentes medidas cautelares contra la eliminación del canon hasta una futura resolución judicial; ratificaron su intención de incluir en las negociaciones del cambio de estructura política y deportiva al Consejo Superior de Deportes y a la Federación Española como corresponsables de la normativa actual; establecieron el reparto económico de las próximas temporadas; y debatieron sobre la propuesta de calendario que planteó el Valencia Basket (una liga con 18 equipos y sin playoffs o con eliminatorias solo entre los cuatro primeros).

Más información