Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Formar docentes en ajedrez educativo (II)

El objetivo principal es usar el juego de forma transversal e interdisciplinar con varias asignaturas

El ajedrez educativo no debe consistir en que los alumnos jueguen al ajedrez en clase. O al menos no en horario lectivo; otra cosa son las actividades extraescolares, donde los fines educativos y deportivos pueden mezclarse. La Fundación Kaspárov Iberoamérica, que el viernes comienza en León su gira por quince ciudades españolas, forma a los docentes para que lo utilicen de manera transversal (educación emocional) e interdisciplinar (en clase de Matemáticas, Lengua, Historia, etc.), así como para transmitir valores y desarrollar la inteligencia, sin quitar horas a ninguna asignatura.

De izquierda a derecha, algunos ponentes de la Fundación Kaspárov: Juan Antonio Montero, Elisabet Riart, Alejandro Oliva, Leontxo García, Manuel Azuaga y Marta Amigó ampliar foto
De izquierda a derecha, algunos ponentes de la Fundación Kaspárov: Juan Antonio Montero, Elisabet Riart, Alejandro Oliva, Leontxo García, Manuel Azuaga y Marta Amigó

Tras dar conferencias a decenas de miles de docentes en unos 25 países, he llegado a dos conclusiones principales: 1) Lo difícil no es convencerlos sobre las grandes virtudes del ajedrez educativo, sino lograr que se sienten a escucharlas, y a comprender que la realidad nada tiene que ver con los falsos prejuicios de muchos; el más extendido es que el ajedrez es muy complicado, sólo para los muy inteligentes; 2) Cuando mis compañeros de la Fundación Kaspárov Iberoamérica, que ya ha diplomado a más de 12.000 docentes y monitores en México y Panamá, explican durante los seminarios cómo utilizar el ajedrez de manera transversal e interdisciplinar, la inmensa mayoría de los escuchantes asumen que les están hablando de una excelente herramienta profesional para ellos.

Voy a concretar más. El argentino Juan Luis Jaureguiberry demuestra que una gran parte de las matemáticas (geometría, aritmética, álgebra…) se puede explicar a través del ajedrez de manera muy lúdica y eficaz. Los españoles Carlos Martínez, Marta Amigó y Lorena García hacen algo similar con respecto a Lengua, Ciencias Sociales o Educación Emocional, respectivamente. Juan Antonio Montero, principal artífice de que Extremadura sea la primera referencia mundial en aplicaciones sociales y terapéuticas del ajedrez, cuenta sus ricas experiencias con alumnos especiales (autismo, Ásperger, TDAH, etc.).

Y otros compañeros están especializados en Infantil, Primaria, Secundaria, Educación Artística… y aún tenemos otros que enseñan a organizar las clases, encontrar recursos o resolver los obstáculos más frecuentes que se encuentran los docentes. O cómo aplicar el ajedrez educativo para la toma de decisiones y la solución razonada de problemas. Tras escuchar todo eso, más de un 90% de los asistentes suelen definirse como “satisfechos” o “muy satisfechos”.

La causa principal de esa satisfacción es que utilizamos argumentos y ejemplos muy sólidos y convincentes. Pero también influye mucho que todos los ponentes del grupo que tengo el honor de dirigir junto a Miguel Illescas acreditan una altísima calidad. Sobre eso escribiré en la última entrega de esta serie.

Más información