Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernando Alonso se pone en el mercado

El asturiano reconoce que solo renovará con McLaren si tiene garantías de pelear por el título, algo improbable dados los precedentes

Noticias Fernando Alonso
Alonso, en Montmeló Getty Images

Fernando Alonso es un fenómeno tanto detrás de un volante como delante de un micrófono. Los dos títulos de campeón del mundo de Fórmula 1 que logró en 2005 y 2006, desbancando a un mito como Michael Schumacher y cuando competía con Renault, le acreditan como uno de los mejores pilotos contemporáneos del certamen, por más que vaya por detrás de pilotos como Sebastian Vettel o Lewis Hamilton. Al mismo tiempo, sus comparecencias ante los medios de comunicación permiten colgarle la etiqueta de genio de la prestidigitación. Solo así puede verse a alguien que es capaz de declarar su total compromiso con McLaren, y menos de tres meses después asegurar que está completamente abierto a negociar con cualquier escudería que se acerque a él de cara al curso que viene.

En febrero, en la presentación del nuevo prototipo de la estructura británica y en un auditorio lleno hasta la bandera, Alonso dijo esto: “Creo en este proyecto, estoy comprometido y quiero ser campeón del mundo con McLaren-Honda. Esta es mi única meta”. Sin embargo, ese discurso se da de frente con el que transmite en estos momentos. “Este es mi último año de contrato con McLaren. Después del verano deberé pensar qué hago, porque mi participación en Indianápolis no me deja tiempo para ello”, arrancó este jueves el ovetense este jueves, ya desde el circuito de Montmeló. “En septiembre u octubre habrá que darle vueltas y ver si existen retos al margen de la F-1 o si tengo la oportunidad de competir en ella al máximo nivel. Si esta opción es real con McLaren estaré más que encantado de seguir. Pero si esa posibilidad no existe también estaré encantado de hablar con cualquier otra marca”, afirmó Alonso sin vacilar un segundo.

Este es el tercer año del proyecto McLaren-Honda, y el momento en el que, teóricamente se deberían recoger los frutos de los dos primeros ejercicios (2015 y 2016), una etapa de aprendizaje y rodaje que para el fabricante japonés no ha terminado ni mucho menos. Tras un invierno con infinidad de problemas de fiabilidad y sin apenas kilómetros en sus monoplazas, Alonso ocupa en estos momentos la penúltima posición de la tabla, con un cero en su casillero, mientras que su vecino de taller, Stoffel Vandoorne, tampoco ha logrado puntuar. Hace dos semanas, en Sochi (Rusia), el bólido del español ni siquiera pudo tomar la salida después de que un problema con el sistema de recuperación de energía (ERS) le obligara a aparcar y a volver al taller andando. Los precedentes no parecen los más propicios para que esa renovación se concrete.

“Nuestro momento no es el mejor porque nuestro rendimiento está claramente por debajo del esperado. Lo primero que debemos hacer es saber en qué punto estamos, y luego hay que aumentar la fiabilidad, y eso significa tratar de terminar con los dos coches”, añadió Alonso, que nada más terminar la carrera de este domingo se focalizará ya en su reto de las 500 Millas de Indianápolis, programado para dentro de dos semanas. En ese sentido, el corredor desveló que ya ha pactado quedarse con el coche que empleará allí, para exhibirlo en el museo que posee en Oviedo.

Más información