Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El número uno, Andy Murray, pierde en el Masters de Madrid

El croata Coric da la sorpresa contra uno de los favoritos, Djokovic se impone a López y Nishikori a Ferrer

Murray en su partido ante Coric.
Murray en su partido ante Coric. Getty Images

La noticia hasta entonces era que ya casi no quedaban españoles en la Caja Mágica, pero la sorpresa de la jornada la dio el croata Borna Coric. El joven de 20 años, 59 del mundo, una de las promesas más interesantes de cara a la renovación del circuito, venció con autoridad a Andy Murray por 6-3 y 6-3. El británico sigue sin encontrar el rumbo en la temporada, a pesar de haber dicho que se sentía con muchas esperanzas para el torneo que se disputa en la Caja Mágica.

Coric tomo la iniciativa desde el comienzo ante un Murray sin confianza, que solo pudo defender y casi nunca logró adueñarse de los puntos. El croata castigó a través de su derecha, con la que consigue ángulos muy peligrosos para los rivales. El joven aprovechó las dudas de Murray con el servicio y su exceso de cautela en varios puntos decisivos para pisar fuerte bajo el techo del Manolo Santana y llevarse la victoria.

Solo uno

De momento Rafael Nadal es el único superviviente español en los individuales masculinos del Mutua Madrid Open. Por segundo año consecutivo, todos los locales quedan eliminados antes de los cuartos de final, a excepción de Rafa, que en 2016 alcanzó las semifinales y que esta noche se medirá al australiano Nick Kyrgios para intentar superar la tercera ronda del torneo. Este jueves en el primer turno en el Arantxa Sánchez, el segundo estadio del Masters 1000, el japonés Kei Nishikori derrotó a David Ferrer por 6-4 y 6-3. Un rato después, en el Manolo Santana, la pista principal, Novak Djokovic venció a Feliciano López por 6-4 y 7-5.

Nishikori, octavo en el ránking ATP, dominó el partido ante Ferrer sin dificultades. No está en el nivel que mostró el año pasado y llegó a Madrid sin jugar desde el Masters 1000 de Miami. El martes debió batallar ante el argentino Diego Schwartzman a quien venció 1-6, 6-0 y 6-4. Sin embargo, a través de sus cambios de direcciones y de la rapidez de su juego, desestabilizó a Ferrer quien admitió que en Madrid es "más difícil defender".

La altura de Madrid aumenta la velocidad que adquiere la bola tras botar, se sabe. Novak Djokovic, que jugó ante un atípico jugador de tierra español, como Feliciano López, ha admitido en rueda de prensa que "hay que saber diferenciar este torneo de los demás". "El juego es más rápido, va a favor de los buenos servidores. La mayoría de los jugadores españoles juegan desde el fondo, construyen desde allí el punto", analizó Nole.

Djokovic subraya un punto importante. Hoy hay muchos tenistas que basan su juego en servicios a 220 km/h y eso en Madrid puede ser una ventaja, pero antes del año pasado era normal ver jugadores locales en los cuartos de final. Si bien es cierto que desde 2007, año en que comenzó a jugarse en tierra, Nadal fue el único español que pudo ganar en Madrid, hasta 2015 al menos dos alcanzaban los cuartos de final.

Sin rastros de la 'armada'

Madrid es un torneo impredecible por donde se lo mire, pero la armada española de tierra batida aún no ha encontrado auténticos sucesores a la generación de Nadal, Ferrer, Ramos, Verdasco o el propio López. Djokovic no quiso aventurarse en cuáles eran los cambios que estaba sufriendo el tenis en esta superficie, pero hoy está claro que ya no alcanza con ese juego desde el fondo de la pista que señala el serbio.

Feliciano tuvo cerca a Djokovic tanto en el juego como en el marcador. "Se me ha escapado por los detalles", comentó el español en rueda de prensa tras el partido. El serbio mostró rastros de su mejor tenis y disputó uno de sus mejores partidos en tierra batida esta temporada. "Cambió las direcciones, no falló, estuvo muy rápido. Ha sido muy consistente durante todo el partido", dijo Feli sobre su rival.

Más información