Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernando Alonso saldrá séptimo en el GP de España

El asturiano rompe los pronósticos y McLaren da un paso adelante, mientras Hamilton logra la pole

GP de España F1
Fernando Alonso durante la calificación. Getty Images

El saludo de Fernando Alonso a toda la afición del circuito de Barcelona desde el interior de su McLaren-Honda demostraba la ilusión del momento que estaba viviendo. El asturiano logró clasificarse para la Q3 y, por tanto, meterse entre los 10 primeros de la clasificación del Gran Premio de España por primera vez esta temporada. Su séptimo lugar, es el mejor que ha logrado en la escudería británica desde que llegó en 2015. Anteriormente, una sola vez había alcanzado el top ten: fue en este mismo circuito, en 2016.

Después del desastre que vivió en la primera tanda de entrenamientos libres el viernes y de haber tenido que cambiar la unidad de potencia, Alonso tenía motivos para sentirse satisfecho. Para él, salir décimo es tan importante como para Lewis Hamilton conseguir la pole position. El británico compartirá la primera línea con el alemán Sebastian Vettel, que situó su Ferrari en segunda posición, superando en su último intento al Mercedes de Valtteri Bottas por una décima. Por detrás quedaron Kimi Raikkonen y los Red Bull de Verstappen y Ricciardo. Las mejoras presentadas por Mercedes en este gran premio no parecen haber dado el resultado esperado. La distancia que parecía haber crecido el viernes, quedó anulada ayer con la vuelta que dio un Vettel que tuvo problemas en su coche, obligando a los mecánicos a trabajar a destajo para cambiar algunas piezas del motor y tener el coche a punto para la clasificación.

La prueba más evidente de la hazaña que consiguió Alonso es precisamente el hecho de que su compañero de equipo ni siquiera consiguió salvar la primera tanda de la clasificación. Stoffel Vandoorne corrió 1,5 segundos más lento que Alonso en su vuelta rápida. Y en teoría al menos, los dos iban equipados con el mismo coche. “Ha sido un buen día. A veces los fines de semana empiezan torcidos y luego se arreglan”, señaló Alonso. “Hoy hemos hecho una bonita crono, y sorprendentemente he entrado en la Q3. Ayer, tuvimos problemas y nada fue normal. Pero ya dije que podíamos ser más competitivos. Creo que el aliento del público te da esas décimas de más. Es fundamental haber hecho una buena crono y defenderemos la posición con uñas y dientes. Nunca sabes cuándo puede aparecer un problema, pero esperemos que podamos arañar algún punto”.

Mientras el asturiano mostraba su alegría y la cara se le iluminaba, el madrileño Carlos Sainz vivía la otra cara de la moneda. Su Toro Rosso no acaba de funcionar como se esperaba y la consecuencia de ello fue que el español no logró clasificarse para la Q3. Se encalló en la segunda tanda y partirá desde la 12ª posición. Eso sí, muy por delante de su compañero de equipo, Daniil Kvyat, que sufrió múltiples problemas en su coche y marcó el peor tiempo de la parrilla. Saldrá el último.

“Todo estuvo muy apretado y cuando algo falla se nota mucho”, señaló Carlos Sainz. “Veíamos que íbamos muy justos para la Q3, y nos quedamos fuera por poco. Hemos dado un paso adelante, pero los demás también han crecido. Yo quedé contento con la clasificación que hice, porque miro al otro coche y veo que he dado mi máximo. Ojalá pueda remontar y alcanzar los puntos, pero está difícil. Tengo confianza en avanzar alguna posición en la salida”.

La caída de Daniil Kvyat en la primera tanda de la clasificación fue una de las sorpresas más importantes de la jornada en Montmeló. El piloto de Toro Rosso concluyó con el peor tiempo de los 20 pilotos de la parrilla, sin ninguna posibilidad de salvar el primer corte. Su enfado al final era notable. “No tenía nada de agarre”, señaló el ruso. “Es como si los neumáticos llevaran 20 vueltas de carrera”. En la primera criba le acompañaron Stoffel Vandoorne, que no consigue emular a Fernando, y Stroll, que no acaba de dar el rendimiento que Williams esperaba de él.

Más información