Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Albert Soler, líder de una liga fantasma

El directivo del Barça encabeza el "proyecto privado" que, junto a Baskonia, Madrid y Unicaja, y sin plan conocido, ha dinamitado la ACB y el baloncesto español

Bladé, Nacho Rodríguez, Albert Soler y Rodrigo de la Fuente
Bladé, Nacho Rodríguez, Albert Soler y Rodrigo de la Fuente efe

En diciembre de 2013, Albert Soler se quedó a tan solo tres votos de ser elegido presidente de la ACB. El veto del Real Madrid truncó el nombramiento del ex secretario de Estado para el Deporte y hubo que esperar cinco meses más hasta que Francisco Roca alcanzó los apoyos necesarios para ocupar el sillón vacante. El martes pasado, el propio Albert Soler, en calidad de Director de Deportes Profesionales del Barcelona, se postuló como adalid del “proyecto de liga privada” con el que los azulgrana, con los apoyos de Baskonia, Real Madrid y Unicaja, dinamitaron la reunión de trabajo de la Asociación de Clubes. Se buscaba reestructurar la competición tras la resolución de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) contra el canon de acceso al torneo y la inminente puesta en marcha de las ventanas de la FIBA en el calendario, y se desató una guerra civil de 4 contra 13.

Protagonista desde la gestión de la peor temporada de la historia del baloncesto azulgrana, Soler planteó el órdago de crear un torneo privado regulado en función de los intereses de los grandes sin presentar una proposición formal alternativa más allá del deseo de aligerar la competición a 16 o 14 equipos. No había ninguna arquitectura de proyecto. El inopinado alzamiento, que desconocían en los despachos del Palau Blaugrana, fue la última peripecia del máximo ejecutivo del club en fútbol, baloncesto, balonmano, hockey y fútbol sala.

Tras su candidatura frustrada a la ACB, Soler reclamó y encontró acomodo en la estructura del Barça de Josep María Bartomeu. Su perfil político encajaba con el deseo del presidente de tener un emisario acreditado para tratar con FIFA, UEFA, Euroliga, EHF y demás estamentos. Pero su limitación idiomática lastró su proyección internacional y le hizo virar progresivamente a la parcela deportiva. Su cargo mutó de Director de Relaciones Institucionales y Deportivas a Director de Deportes del club. En su expediente figuran la destitución fulminante de Pere Gratacós por decir que Messi “no sería tan bueno sin sus compañeros”; el relevo de Joan Creus por Rodrigo de la Fuente al frente de la canasta; la aprobación de los desembolsos para los fichajes de André Gomes y Paco Alcácer en fútbol y de Víctor Claver en baloncesto; la destitución de Xavi Pascual y la indemnización a todo su staff, renovado meses antes; la llegada de Georgios Bartzokas; la administración del mayor gasto de la sección de baloncesto con 27 millones de presupuesto, cuatro millones en traspasos y 22 jugadores pasando por la plantilla; y la contratación de Nacho Rodríguez para remendar la situación.

El siguiente paso de Soler, que no es un habitual en los foros de la ACB, fue encabezar el martes un proyecto fantasma, sin desarrollo legal, deportivo y programático conocido. El primer paso de los cuatro clubes disidentes para dar forma a la idea planteada en términos de amenaza fue contactar a finales de semana con Telefónica, con el Baskonia de Josean Querejeta como portavoz, para intentar contar con su respaldo y descapitalizar a la ACB arrebatándole a su operador televisivo.

Paralizado el caso Endesa

La compañía telefónica esperaba cerrar estos días el marco definitivo de cohabitación con Endesa tras el conflicto abierto por la renovación del title sponsor de la Liga. Pero ambas empresas se han encontrado ahora con la circunstancia sobrevenida de la disolución de la comisión negociadora compuesta por Baskonia, Barcelona y Joventut. La salida de Villacampa de la presidencia de La Penya y el portazo a la Liga de vitorianos y azulgrana deja ahora en el aire el acuerdo en ciernes. Tras la espantada en la reunión de trabajo de la Liga, Albert Soler instó a la retirada de los representantes del Barça de las reuniones programadas con los patrocinadores y está en el aire la presencia de los cuatro clubes de Euroliga en la Asamblea General Extraordinaria del 23 de mayo. El Madrid, enemigo de Barça y Baskonia en alguno de los grandes conflictos de la ACB como el que en 2013 costó el cargo al Director de Arbitraje, García Chápuli, y posteriormente también al Director Ejecutivo, Albert Agustí, va ahora de la mano de sus socios continentales.

Desde este lunes, se activan las reuniones en busca de acuerdos. “No me imagino una ACB sin Madrid ni Barça. Sería muy perjudicial para todos”, explicó el secretario de Estado para el Deporte, José Ramón Lete, en la presentación de la selección femenina de cara al Eurobasket. Lete ha convocado mañana de urgencia a los presidentes de la Federación, Jorge Garbajosa, y de la ACB, Francisco Roca para afrontar la crisis de proporciones históricas abierta en el baloncesto español.

Más información