Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una filigrana de Alonso le coloca séptimo en la parrilla de Montmeló

El asturiano se inventa una vuelta de vértigo que le permite salir este domingo desde la cuarta línea; pole para Hamilton, por delante de Vettel

GP España F1 Montmelo
Fernando Alonso saluda después de la vuelta con la que logró la séptima plaza en la parrilla. REUTERS

Con una sesión de ensayos menos que el resto y compaginando kilómetros entre la Fórmula 1 y su asalto a las 500 Millas de Indianápolis, Fernando Alonso obró el milagro en la sesión de entrenamientos oficial del Gran Premio de España, en la que se inventó una vuelta inverosímil para colocarse el séptimo en la parrilla, igualando su mejor sábado en su segunda etapa en McLaren (Hungría 2016). Una filigrana que dejó a más de uno con la boca abierta y fantaseando sobre qué sería capaz de hacer el asturiano si pudiera meterse en un Mercedes o un Ferrari. Alonso vive encarcelado dentro de un coche que flojea por todas partes, tan perezoso como frágil, inmerso como está el equipo en la peor etapa de su historia.

La cúpula de la escudería de Woking (Gran Bretaña) vendió a bombo y platillo el renacimiento de su alianza con Honda, y la operación corre el riesgo de terminar tres años después forzando el adiós a la F-1 de uno de los mejores pilotos de todos los tiempos. Eso sería un desenlace catastrófico a todos los niveles, tanto para el certamen como para los aficionados. Hasta los rivales del ovetense, esos que no dejan de darse cera en la cabecera del pelotón, lamentarían un desperdicio de talento de tal magnitud por más que ahora tengan otras cosas más importantes de las que preocuparse.

El actual líder del Mundial parece decidido a ponerle algo más de incertidumbre al campeonato más ajustado de los últimos tiempos. Sebastian Vettel sufrió una avería en el sistema hidráulico del motor de su Ferrari en los instantes finales del tercer entrenamiento libre, y eso obligó a la tropa de Maranello a dejarse el alma para que el alemán pudiera tomar parte en la cronometrada, dos horas más tarde. En ella quedó claro que el paquete de mejoras introducido por Mercedes en Montmeló funciona, circunstancia que provoca que el estrecho margen que separa las marcas de ‘Il cavallino rampante’ y de la estrella sea prácticamente imperceptible.

Domina Hamilton

Hasta hace dos semanas, la estructura campeona arrastraba una inercia de 18 pole position consecutivas antes de que Vettel se adjudicara la de Sochi. La primera parada europea del calendario sirve históricamente para que unos y otros se rearmen y revitalicen sus monoplazas, y eso es exactamente lo que reflejan las dos últimas jornadas de pista. Las fuerzas están más equilibradas que nunca entre Ferrari y Mercedes para suerte de la hinchada, que este domingo (14:00 horas, TVE, TV3 y Movistar Fórmula 1) debería presenciar un pulso entre las puntas de lanza de ambos gigantes.

Finalmente será Lewis Hamilton quien arrancará desde la plaza preferencial de la parrilla después de imponerse en un duelo cerrado con el alemán que se decidió por solo 51 milésimas. Esta es la tercera pole del curso para el corredor de Tewin, que ya suma 64 en su palmarés y que está a solo una de las 65 que acumuló Ayrton Senna, su ídolo, a quien podría alcanzar en un escenario tan significativo como Mónaco, dentro de dos semanas. En la segunda fila formarán Valtteri Bottas (tercero) y Kimi Raikkonen (cuarto), mientras que Carlos Sainz comenzará el duodécimo.

“Es el público el que me empuja. Hay veces que los fines de semana empiezan torcidos y luego se arreglan, pero lo de esta vez fue muy bonito. Hoy tuvimos suerte, pero la carrera es mañana”, afirmó Alonso, que en su tentativa definitiva mejoró su registro anterior en casi nueve décimas. “Ya que salimos delante y por la parte limpia, intentaré adelantar un par o tres de coches en la salida. Defenderé la posición con uñas y dientes”, prosiguió el bicampeón del mundo, muy agradecido por el aliento que recibió desde las gradas del ‘Circuit’. “Fernando dio una vuelta increíble, todos hicimos un gran trabajo colectivo y el motor funcionó. El objetivo para la carrera es sumar puntos”, resumió Zak Brown, el máximo responsable de McLaren.

Más información